Alguna vez entregue mi corazón ame sin límites camine con una venda en mis ojos por los caminos que él me guiaba con su voz y no sentía  temor porque confiaba porque lo amaba y sabía que a su lado todo estaría bien, pero me equivoque y tras una dolorosa caída entendí que a la persona por quien di todo no le importo que me hundiera en el foso del miedo la desesperación la angustia y la soledad, la soledad aquella que con los años se volvió una hermosa compañía una gran consejera y creo en mi un enorme escudo que no me permitía volver a abrir mi corazón y salir de ese foso, ¿porque lo haría? si era mi zona de confort el único lugar donde estaba segura, el único lugar donde nadie me haría daño de nuevo.

 

Me volví una mujer fría, calculadora y aparentemente fuerte lo que todos llamarían una cabrona, la independencia y el éxito profesional y laboral invadían mis días y era grande sentía que el mundo caminaba al ritmo de mis pasos mi entorno era casi perfecto, pero al llegar la noche la soledad entraba en mis cuarto atreves  del ruido de las agujas del reloj me recordaba que no era tan exitosa como creía porque el dolor me había vuelto una solitaria infeliz, pero me daba animo pensar que el precio de estar bien sin sufrir pensando en ¿porque han pasado dos días y no me llamo para saber cómo estaba? o ¿porque se fue de fiesta con mi mejor amiga? me decían a mí misma, que el precio de mi tranquilidad era justo.

Pero un día aprecio el, él hombre que secuestraria mi soledad el que con sus ojos me iba a enseñar que el amor de verdad si existe, que con sus manos sobre mi cuerpo iba a obligarme a olvidar todo el dolor del pasado que con sus detalles y atenciones me sacaría mi soledad, y ahí estaba yo confiando de nuevo mi rostro volvió a dibujar una sonrisa de ilusión, mi corazón volvió a latir con amor y volví a entregar mis sueños mis esperanzas.

tumblr_lgkxp8WX061qe281uo1_500

Él era lo mejor que me había pasado en mucho tiempo y lo arruine, porque deje que mis miedos me llenaran de desconfianza y pensara más en el pasado que podía repetirse que en mi presente que estaba haciéndome tan feliz, él se cansó de tratar de convérseme de su amor, se cansó de luchar conmigo para que pudiera amarlo y es que aquella mujer fría y fuerte regreso, regreso para sacarlo de mi vida, regreso para mostrarle que mi independencia era suficiente y lo pise porque sentía que si no lo hacia él lo haría conmigo, y conseguí lo que tanto temía, mis miedos hicieron que mi profecía se cumpliera y el comenzó a dejar de buscarme y a salir con mi mejor amiga, y aquellas noches de soledad se convirtieron en lágrimas en angustia como estaba destinado, al perderlo comprendí que lo amaba pero ya es tarde.

Lo perdí, la soledad es una decisión no es un destino a veces no apreciamos lo que tenemos hasta que lo perdemos no todos los hombres llegan a nuestra vida para hacernos daño y no debemos permitir que las sombras del pasado y los miedos saquen nuestra peor cara para perder a quien realmente nos ama.

Por: Marisol.



     Compartir         Compartir