Los hombres elegirán cualquier chica que se mueva, yo quiero un hombre que me mueva a mí.

Cuando se trata de amores temporales, encuentros fugaces y furtivos, besos sin tanto amor, algunos pueden elegir la primera compañía que se les cruce por al frente. La primera persona con la que sientan química, o quien les coquetee de manera más rápida. Hay quienes, desde mi punto de vista, se conforman con poco. Pero yo no.

Sí – sigo hablando de una relación que no sea estable. De tener a alguien junto a mí por hoy, o quizás de vez en cuando. Para que no esté tan fría mi cama ni mi corazón, pero no me importa lo que pase en el camino. Si hay más de lo que espero, bienvenido sea. Si no es así, espero no haberme hecho ilusiones para cuando llegue ese momento.

Pero no quiero solo un chico que me parezca atractivo, o que reúna ciertas “condiciones” de picardía suficientes como para ser mi cómplice. Primero, realmente no buscaré nada, solo esperaré lo que tenga que pasar de manera natural. Segundo, quiero una persona que de todos modos me hipnotice, que tengamos un poco más que química simple, algo un poco más.

Si voy a entregarme en esta aventura, también quiero que sea con mi mente, con mi todo. Sé que puede ser esporádico, sé que podría conocerlo solo una noche y no verlo más. No espero que sea así, no deseo saciar solo la sed de mi cuerpo, algún deseo que tenga, no. Quiero un poco más.

2

Puede sonar extraño, puede que no me entiendan. Solo pienso que, si tendré algo, por más insignificante que sea, no quiero pasarme a llevar, ni utilizar a otra persona solo de esa manera. Quiero una conexión más que física, aunque sea solo por un día, por una semana, por un tiempo. Que podamos sentarnos en la cama y hablar un rato, aprender de lo que me dice, aunque sea un completo extraño que no veré nunca más.

No me quiero sentir muerta, como muchos caminan en busca del deseo en esta sociedad, sin ninguna emoción ni racionalidad. Yo quiero estar bien viva, para disfrutarlo. Sin ataduras, ni proyecciones. Así tal cual.

 

Por Valentinne Rudolphy



     Compartir         Compartir