Llévame contigo, no importa donde, no importa cuando, pero llévame a tu lado. Has que para nuestro viaje el mundo se detenga, por lo menos un instante. Llévame a tus sueños y en los más hermosos déjame. Tómame y hazme viajar con tu felicidad.

Pero no me ocultes de tus miedos y ni de tu dolor, quiero vivir todo, quiero sentir mismo que sientas tú, porque así podré conocerte mejor, tómame de la cintura y lánzame a un mundo de ensueño; tu mundo. No me ocultes de tus lágrimas ni de tus secretos, enséñame todo, junto con tu alegrías y anhelos.

Se mi morada y yo seré hogar para tu cuerpo, llévame más cerca de ti y sin da frío convierte tu piel en mi abrigo, y si nos da calor, mi aliento será viento fresco. Sólo no me dejes, llévame y conviérteme en destino; tu destino.

En tus brazos déjame, reposare en tus hombros y recargaré los sentimientos de mi corazón, permíteme meditar un momento y volver desconocidas todas las experiencias de hoy, para poderlas repetir mañana; para poderlas conocer otra vez mañana cuando salga el sol.

Estoy decidida a pasar todos mis días contigo, si me das un segundo me olvidaré de mi misma y así podré recordarte a todo momento, tu aire será mi aire y respiraremos juntos de él.

Si necesito apoyo sé que cuento con tu corazón que se sostiene de mi ilusión y mi amor. No dejes que caiga, sólo elévame, llévame a parajes desconocidos, llévame a conocer pinturas que jamás ningún otro par de ojos ha visto. Y si nos sobra amor, me alimentaré de esa sobra; será mi protección.

5

No temas a fallar, porque yo prometo no fallarte, estamos juntos porque así lo hemos decidido, no le des crédito al destino, mejor hazme parte de ti, conviérteme en una parte tuya.

Llévame en las palabras de tu poesía y por el resto de mi vida yo te llevaré en la mía.



     Compartir         Compartir