Con el tiempo podremos darnos cuenta de las cosas en las que fallamos, con el tiempo podré ver que fue lo que hice mal, las cosas que no debí haber dicho, que me equivoque demasiado contigo, que hice lo impensable a todo lo que habíamos prometido, que no fuimos honestos ni siquiera con nosotros mismos.

A veces pensándolo bien me doy cuenta que no necesitamos que pase el tiempo para darnos cuenta de eso, solamente es nuestro pretexto para no ponernos a pensar en todo lo que hicimos mal, para no hacernos responsables de nuestras equivocaciones y es por eso que nos resulta echarle la culpa al tiempo, dejarle esa responsabilidad para ya no tener la necesidad de ponernos a pensar y que duela saber cuanto es lo hicimos mal.

Nos hemos convencido de que el tiempo tiene las respuestas que necesitamos, por supuesto que nos ha dolido separarnos y en nuestro arrepentimiento no dejamos ni un poco de nuestro tremendo orgullo atrás, seguimos adelante con las caras mirando al frente y no permitimos que el dolor nos haga pensar en disculpas, en nuestras fallas, en dar perdón, en seguir adelante pero esa vez sin rencor.

Yo sé que es cuestión de pensar muchas cosas, de dejar de tener esa cantidad de orgullo, pues al final de cuentas ambos fallamos, ambos nos hicimos daño y yo ya no quiero seguir cargando el peso de mis actos, yo me quiero despedir de ti sabiendo que cuando te vuelva a ver podré sonreír a aquellos labios que un día bese.

IMG_8876

Por mi parte quiero pedirte mil disculpas, una por cada vez que te herí con palabras inadecuadas, con miradas que juzgaban y con todas las cosas que no hice sólo por no ceder a mi orgullo. Sí, es verdad voy a necesitar la ayuda del tiempo peo pretendo que sólo sea para sanar y poderme convertir en una mejor persona que ha aprendido de todo aquello que hizo mal.



     Compartir         Compartir