Y de repente, te ves a ti mismo en tu habitación, todo se ve normal, todo está en su lugar, aún está oscuro, pero ya ha sonado la alarma, te ves, como si todo fuera normal, solo que tú estas inerte en la cama, sin fortaleza para ponerte en pie, pues aunque aún tienes tus piernas, tus manos, cada órgano está en su lugar, sí hay algo que cambio, está dentro de ti, algo te duele, todo se ve igual pero tu corazón está roto y nada en ti funciona como antes.

break heart

Lo ves todo como si fuera una película muda, de las malas, todo está a blanco y negro y tú eres el protagonista que actúa por instinto, te levantas de la cama y te sorprendes el rostro húmedo, quizá lloraste toda la noche, o lo hiciste hasta que te quedaste dormida (o), vas al baño, no tienes ganas de ducharte pero aún así lo haces, pues en tu cabeza hay una voz muda que te dice que tu vida debe seguir, que debes continuar, levantar la cabeza y seguir trazando tu camino, internamente sabes que debes hacerlo pero ahora no encuentras la formula que del brebaje que hará que expulses el dolor en una tos efectiva y vuelvas a ser lo que eras. Que vuelvas a ser como eras cuando estabas entera, cuando tenías el corazón aún sin partir.

Te metes al cuarto de baño y comienzas a sentir que las lágrimas tibias se camuflan a la perfección con el agua caliente de la regadera, y entonces, como si te hubieran puesto pilas y estuvieras programado (a) para ello, lloras, lloras, lloras y aunque lo intentas, no puedes parar. Ahí es cuando te das cuenta que las alegrías otorgadas por el sentimiento de estar enamorado, son directamente proporcional a la fuerza con la que se siente el dolor de perder a la persona que creías amarías por siempre.

El baño termina te cambias rápido pues el frío invade tu cuerpo, aunque piensas que haces las cosas rápido, en realidad vas en cámara lenta, y te cercioras de ello al salir a la calle rumbo a tus actividades cotidianas, la gente corre, sonríe, vive y tú, vas muriendo despacito a cada paso que das, pues aunque quieres olvidar, el corazón roto se encarga de hilar cada cosa con la persona que ya no está, cada calle tiene plasmado algún recuerdo, bueno o malo, duele igual.

Ir caminando así, viendo como el mundo sigue su curso y tú te quedaste estancada en un amor fallido, viendo como todo va tan rápido y tú no te mueves, pasando los días así con miles de recuerdos atormentando tu mente, te hace sentir que suave viento puede hacer trastabillar tu herido interior, pues casi puedes sentir como lo atraviesa con ligeras pero afiladas navajas, en fin, no comprendes, porque de tu inmenso dolor pero tampoco podrías estar de otra manera. Así tiene que ser, y que dure lo que tenga que durar, para que puedas sanar.

alone

De la nada, te das cuenta que ha vuelto a oscurecer, y de cierta manera te reconforta, pues es ahí en la oscuridad de la noche, es cuando puedes sentir un poco de alivio, porque ya no debes fingir careta, te mentes en tu cuarto y te desnudas el alma, pues ella, es la que está dañada, tu corazón y alma están rotas, debes pegarlas y es la noche la que te alienta a hacerlo, tan libre de gritar, llorar, maldecir, y amar con más fuerza para poder soltar eso que te aprisiona la entrañas.

Otra vez las lágrimas  vuelven a dejarte en un sueño profundo, pero esas mismas lágrimas son las que poco a poco volverán a hacer la armadura que se convertirá en sonrisas y en un corazón listo y completamente sano, un corazón apto para volver a amar.

 



     Compartir         Compartir