Sé que nunca he sido buena para decir estas cosas de frente, pero la verdad es que vivo extrañándote, sabía que no podría de un momento a otro dejar de pensarte, resignarme a la idea de  perderte

Lo cierto es que muero por volver a mirarte, tomarte de la mano y volver a besarte, sentir tu cuerpo junto al mío, tus caricias, tu manera tan sublime de enloquecerme

estar sin ti

Me mata mirarte  así en tu mundo, tan lejos de mí, tan distante, indiferente; te juro que ya no aguanto un minuto más, me haces falta, no quiero estar sin ti.

He dejado de cuestionarme las razones para no poder olvidarte, para no poder dejar de quererte, simplemente no contemplaba una vida sin ti, te di lo mejor de mí y te juro que de verdad, no entiendo los motivos que te hicieron alejarte de mí.

Me he resignado a dejar de buscarte, de llamarte, de implorarte,  me he cansado de buscarte y no encontrarte.

No sé si fue  el destino o la casualidad lo que nos juntó aquel día, y hoy es el mismo que se encarga de separaros, de romper mis fantasías

Muero  lentamente al saber que te pierdo, que no hay vuelta atrás, que te vas lejos, no me resigno a la idea de no volver a tener tus manos entre las mías, creo que en realidad no imaginas todo lo que por ti siento, que eres tú el motivo para sonreír, que son tus besos mi motor para vivir.

No me queda más que aferrarme al recuerdo para sobrevivir, esperando que el tiempo cure las heridas, que el tiempo me enseñe a seguir sola, a seguir sin ti.

Lo admito,  sin ti no sé vivir, se me han escapado ya las  ganas de seguir, creo que es momento de comenzar a  resignarme, creo que es momento de  dejarte ir.

sin mi

Sé que tengo que dejar de ser tan fatalista, asumir que tengo que seguir, superar los obstáculos que la vida pone, entender que después de todo lo mejor está por venir.

Comenzaré de nuevo… lo intentaré, daré lo mejor de mí, pero no mentiré, me costará muchas lágrimas, olvidarme de ti.

 

 

 



     Compartir         Compartir