Al pasar el tiempo nos damos cuenta que nadie nos enseña  como calmar el dolor de

 La partida de quienes nos ven crecer y nos alimentan de su amor, a su manera.

Son quienes riegan con su delicado amor  cada día desde que llegas a su vida, pero no son quienes  plantan la semilla.

Ya pasados dos años aproximados Dios me robo mi pilar fundamental,  robo mi hogar, hasta casi robarme lo único con lo que me podría sustentar  en esta vida que sin un titulo la misma sociedad te denigra.

Recuerdo ese día como si hubiera sido ayer, me encontraba en clases; cuando mi celular recibía una llamada. Era mi madre diciendo que mi abuela estaba grabe, que de un momento a otro se había enfermado. Sus palabras fueron precisas para darme cuenta que nada bueno vendría.

Jamás había sentido tanta decepción, rabia, impotencia y lo más grande que no cabía en mi corazón era tristeza. No entendía como pueden robarte a quien amas de un instante a otro, sin previo aviso, como una enfermedad puede matar tu vida en un día.

Para mí ya no había consuelo, la nube negra me invadía por completo pensando que ya no había nada más que hacer. Hasta no quería seguir, sin ella mi mundo se derrumbaba, me sentía perdida, como quien busca salida en un laberinto con los ojos vendado. Así me sentía siendo nadie.

Ese día marco mi vida, no alcance a decirle cuanto la amaba y cuán importante era en mi  vida. Que sus retos eran los únicos que me enfurecían porque solo quería que me entendiera.

Mi dolor lo escondí delante de la gente, no quería que sintieran lastima por mí. Aun que igual me lo hacían sentir, sentían tristeza porque ahora estaría sola, había perdido quien me daba abrigó, quien me decía, no estás sola  mientras yo viva  yo seré quien te cuide.

tumblr_lsq8foE5w31qiwrj4o1_500

Después de años me he guardado su triste partida, tratando de hacerme la fuerte. Pero por dentro aun esa niña llora por tu partida.

Ahora miro la vida deferente porque sé que en algún momento nos tendremos que volver a ver, mientras espero que llegue ese día sigo viviendo mi vida. Buscando llenar ese vacío que la vida nos deja, pero con una mentalidad diferente. Ahora comprendo el sentido de la vida, nadie nos enseña a  cerrar las heridas que la vida nos deja, somos nosotros quienes debemos saber vivir con ella.

Saber que la vida es una sola, que las alegrías vienen ligadas con tristezas, pero son hechos que nos enseñan a observar mejor la vida y no volver a tropezar.

Por: Karen Barrera



     Compartir         Compartir