Tal vez hay poco que yo pueda hacer, quizás en algún momento ni siquiera podré hacerlo, pero me mantengo firme a mis palabras y quiero decirte que no estas sólo, como hombre, como hermano hombre yo estoy a tu lado porque sí puedo imaginar lo que yo sentiría al estar en tu lugar, porque puedo saber lo difícil que es reaccionar y dudo que yo pudiera tener el valor en un momento así. Te veo tenerlo y me maravilla la capacidad humana, no puedo creerlo a veces es complicado y muy duro darnos cuenta de lo frágil que somos, de la inmensidad que nos rodea y nos vuelve tan poco. Me inclino hacia ti pues eres fuerte, pues demuestras de lo que estas hecho aún con el dolor que llevas en el pecho.

Las palabras son sólo eso, sólo palabras que a veces no sirven de nada; casi siempre en realidad. Hoy es lo que puedo ofrecer mañana conseguiré algo más, pasado mañana un poco más pues en el apoyo que necesitas no basta con mis palabras y buenos deseos. Que más quisiera yo que un deseo se volviera realidad, no desearía que nada ocurriera pero sí desearía que no estuvieras en ese momento ¿Como evitar lo inevitable? No sé puede tal cosa lo sabes y lo sé, la búsqueda de la realidad o de un culpable sobra en esta situación ya no basta con apuntar al cielo, basta con saber quien puede dar una mano. 

Entiendo que quizás ni llegues a leer esto, que no estés enterado de la existencia de mi comprensión y empatía; no lo necesito, pero quisiera que lo supieras, que no te olvidaras que a pesar de la inmensidad y la diminutez humana aquí estamos muchos a lado de muchos, porque tal y como hormigas estamos; juntos y apoyando aunque muchas veces lo olvidamos.



     Compartir         Compartir