Cada historia tiene su comienzo y su fin, y es muy extraño pero en la mía los dos eres tú, llegaste transformando mi mundo aburrido y gris en un sueño lleno de colores, lleno de sabores que nunca había probado, en una realidad completamente fuera de mi imaginación, superaste mis expectativas de una forma abrazadora, de tal forma que todo lo que viví hasta el punto en que te conocí se convirtió solo en una introducción de mi vida para tu llegada, todo antes de ti perdió su importancia, se convirtió tan solo en una serie de fechas y fotografías que ya no significaban nada.

Revolucionaste mi forma de pensar y de sentir, mostrándome limites nuevos a mis capacidades, tus palabras favoritas eran “los límites de a donde puedes llegar y lo que puedes hacer los defines tú en tu mente”, siempre trataba de resistirme a que me hicieras hacer tantas locuras, pero con tus palabras tan elocuentes, con tus ojos que me miraban, y con esa sonrisa que me dedicabas, derretías por completo toda oposición que pudiera haber en mí, tu solo me pediste que abriera mis alas una cantidad innumerable de veces y en todas ellas me enseñaste a volar.

Hoy después de todo, después de aquella transformación que hiciste a mi vida, todo tiene que terminar, ¡no puedes ni imaginar lo que para mí significa¡, tu que dijiste que siempre me acompañarías, que cuando tuviera miedo solo debía tomar tu mano y dejar las cosas fluir y pasar, tú mismo me has puesto en esta situación tan terrible de enfrentar de nuevo al mundo sin ti, ¿Para qué me protegiste tanto, si al final me volverías a dejar sola?, me has cambiado tanto y de tal forma que ya no soy capaz de imaginar mi mundo sin ti.

Pero siendo objetiva si pudiera elegir entre esto que hoy siento y nunca haberte conocido, volvería a elegir estar contigo, porque, aunque fue solo un instante el que pasamos juntos, siempre serás mi persona favorita, siempre serás el ejemplo de que las personas extraordinarias existen, siempre serás un estándar de lo que busque como compañía, siempre recordaré aquello que compartimos juntos y sobre todo, aquellas enseñanzas que me hiciste, aquellos ejemplos que me diste, aquella forma tuya de afrontar los problemas de frente y con una sonrisa, con la seguridad de que todo lo podías manejar, que siempre había una salida, y que toda situación por más terrible que parezca siempre puedes tornarla a tu favor.

 

Siempre serás mi persona favorita, siempre te llevare conmigo, unas veces te llamaré como un recuerdo y muchas otras solo estarás en el fondo de mi corazón.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir