Mucho tiempo estuve soportando decirte tantas cosas que me hacían daño y que nunca hiciste nada para resolverlo. Ambos sabemos que durante un tiempo no pudimos hacer nada para salvarnos y salvar el amor que un día nos prometimos. Ambos sabemos que tenía que caer la gota que derramaría el vaso de nuestra relación.

Duele, duele dejarte ir y darme cuenta que lo que un día fue ya no será más. Duele darme cuenta que ya no desiertas en mi cama, que ya no estás ahí cada mañana junto a mí. Duele recordarte y pensar en todo lo que pudimos hacer para seguir juntos pero que nunca pudimos hacer. Dejamos que muriéramos y dejamos que todo influyera para no luchar y mejor perdernos. Nos perdimos y de la peor manera.

Ambos fuimos llenando el vaso gota por gota. Cada gota represento problemas, discusiones, engaños, mentiras, palabras, ofensas y todas esas cosas que hacían a la misma vez una herida dentro de cada uno de nosotros. Duele el haberte perdido y duele aún más darte cuenta que esta vez es la última, que esta vez no habrá marcha atrás porque no vale la pena seguir tratando, porque no vale la pena pensar en una posibilidad. No vale la pena seguir intentándolo si al final el vaso volverá a llenarse y volverá a derramarse entre nosotros dos. Me duele haberte perdido y no poder meter las manos para no dejarte ir pero fue el miedo, la inseguridad, los problemas, las palabras que llegaban a mi oido diciéndome que no valdría la pena hacerlo, que no vale la pena seguir luchando por un amor que se enfrío con el tiempo y podría enfriarse de nuevo. Duele no poder entender porque son las cosas así, porque las personas que de verdad te importan tienen que irse, porque el destino permite que conozcas personas tan increíbles y no haga nada para guiarte y nunca permitir perderlas de nuevo. Quisiera saber porque en ocaciones no somos capaces de entender las cosas y luchar por lo que queremos mientras no es demasiado tarde. Luchar y luchar sin permitir que todo se esfume. Quisiera saber si piensas lo mismo que yo, si pensaste en seguir luchado, si en verdad esto te importó alguna vez. Quisiera saber que papel tomé en tu vida y que es lo que siempre buscaste en mí o que fue lo que te retuvo por tanto tiempo. Quisiera saber si alguna vez pensaste en luchar por mí y por este sentimiento que ahora no sabemos que paso con él, que ahora no sabemos en que lugar murió y como podríamos regresarlo a su estado natural. El sentimiento de amor quizá solo se fue y nos dejo con las heridas que fuimos causándonos nosotros mismos. No podemos culpar a nadie más, solo nosotros nos equivocamos, solo tú y yo pudimos remediarlo pero no hicimos nada, no tuvimos el valor de ir detrás de ese amor que un día nos juramos tener para siempre. Y al final cayó la gota que derramo nuestro vaso…



     Compartir         Compartir