Es muy común esa frase de “el amor es como una planta, hay que regarla y darle abono todos los días o morirá”, es tan común que me cuesta creer que aún existan personas que no logran asimilar un concepto tan simple, no puedo creer que según tu no tengas idea de porque te dejé, y como fui capaz de superarte tan pronto a tal grado que ahora mismo ya estoy con alguien más.

Lamento decirte que fuiste tú el causante de todo esto, ¿recuerdas las muchas veces que me quejaba porque ya casi no me dedicabas tiempo?, y como siempre reaccionabas evasivamente usando uno y otro pretexto, y cada vez el nuevo pretexto era más tonto que el anterior, tuviste miles de oportunidades de salvar lo nuestro, te rogué muchas veces por que compartiéramos más tiempo, y todas y cada una de ellas me ignoraste, siempre dijiste que te parecía infantil y que te chocaba que tomara esa conversación, entonces llego un momento en el que no volví a decirte nada más, albergue en mi corazón la esperanza de que reaccionaras solo, creía que de alguna manera te resistías a pasar más tiempo conmigo simplemente porque no querías obedecerme.

Quería pensar que en el fondo tú también tenías esa necesidad de estar conmigo y que por obstinación era que te aguantabas, así que decidí darte espacio, y mientras más espacio te daba más y más te alejabas, dicen que “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, así que también comencé a distanciarme más, con la simple intención de que me extrañaras y te dieras cuenta por ti mismo del error que estabas cometiendo, ya que no tenías la madures de escuchar cuando yo te decía que algo estabas haciendo mal.

Un día por fin comprendí que tú estabas más cómodo así, que realmente era eso lo que tu deseabas y que tenerme a tu lado era simplemente por no sentir que estabas solo, o por carácter social, comprendí que ni me amabas ni me necesitabas y que mucho menos disfrutabas nuestra compañía y entonces me fui.

No sé qué clase de trauma tengas, porque ahora por el simple hecho de hacer oficial aquello que era obvio para todos menos para ti, haz venido a buscarme, quizás por celos, quizás porque simplemente no quieres que nadie me tenga, pero tampoco me quieres tú, francamente no te entiendo, pero la realidad es que ya tenía mucho tiempo que ambos estábamos solos, tu por tu parte eres feliz así, pero yo si quiero alguien que me acompañe, alguien con quien compartir, alguien a quien entregarme y que se entregue a mí.

Escribo estas líneas solo para aclararte lo que creo que debería ser obvio, me fui porque me di cuenta que tu no disfrutabas de nuestros ratos juntos y que siempre preferías hacer cualquier otra cosa, recuerda: siembra distancia y cosecharas olvido.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir