Si te vas no regreses, si has querido irte entonces acepta las acciones que cometes, no digas palabras al aire, no tomes tu partida como algo sin importancia, porque en el momento que cruces esa puerta dejarás de ser el hombre más importante de mi vida.

No creas que es una amenaza, sólo te quiero decir de una vez lo que pasa, para que te ahorres el proceso, si lo que haces es un experimento para saber de que son capaces estas situaciones, ahórrate eso y escucha mis palabras.

Si te quieres ir, toma tus cosas y hasta luego. No es necesario que avises tanto tiempo antes, yo no tendré a nadie aquí como si fuera un preso, te puedes retirar sin problema.

Pero una vez que hagas esto, por favor que ni se te ocurra volver, ni siquiera pienses en esa opción, el que se va; se fue. No vuelvas con ningún pretexto, no los tienes, no tienes razones para regresar y no las tendrás.

Las relaciones no son un juego, en el que tienes varias oportunidades, te quedas y enfrentas los problemas o te vas y jamás regresas. Si la vida une nuestros caminos de nuevo, que sólo sea para sabernos vivos, no pretendo formar nuevamente una historia contigo.

Al encontrarte de nuevo te miraré y saludaré con un rápido movimiento de mi cabeza, no habrá palabras, no habrá miradas largas, no habrá parpadeos que den pausa a ese encuentro, seguiré el ritmo de mis pasos y mi cabeza seguirá de frente.

1600x1200

Los momentos agradables que tenga en mi recuerdo, se quedarán allí, ellos no tienen porque influir en el “después” porque tras cualquier suceso, nunca volvemos a ser los mismos, sé que si te vas y te vuelves mejor persona no es para mí, serás mejor persona para alguien más. No tengo problema con eso.

Vete y sé feliz, encuentra el camino que buscabas, pero hazlo lejos de mí y no regreses yo también buscaré mi nuevo mañana.



     Compartir         Compartir