Sé que conoces la historia que procede de ti, tal vez la conozcas mejor que yo, posiblemente sepas lo difícil que fue retomar el vuelo. Tu llegada tan sorpresiva, me incitó a desear seguir experimentando sentimientos mágicos que colorean mis recuerdos, me ayudó a sentirme más segura de querer caminar en esta dirección, puede que el temor no me ayude con esto, pero hoy ya no quiero ser tan realista, pues tú aceptaste el reto… Siempre tan admirable.

Si decides sentarte a mi lado, no prometo nada, pero podría comprometerme a robarte sonrisas ante la distancia y el tiempo. Deseo que esa decisión tenga un sinnúmero de razones por su existir, que tus manos congeladas siempre encuentren calor en las mías y tus brazos logren consuelo en mis días extraños durante las tardes frescas o fríos inviernos.

Si eliges tomar mi mano, jamás juraré no soltarla, pues si es necesario tendré que dejarla a un costado para sólo caminar junto a ti, sin que esto signifique esfumarme de tus planes, me encantaría que nuestro destino tuviera su propia dirección con la misma meta, ser felices. Si después de tu complicado análisis tomas la decisión de abrir tu corazón, te ofrezco mi pecho para resguardarlo el tiempo que la vida decida, le permitiré a tu cuerpo sentir y palpitar por mí; arriésgate a mi tiempo roto, apuesta por mis palabras gastadas y te ofreceré mis triunfos, fracasos, mis pecados y las dudas, todo será para ti.

2

Si optas  quedarte junto a mí, no juraré amor eterno o felicidad sin fin, tú y yo aprendimos que nuestras palabras no definen el futuro, que las promesas se rompen y decepcionan, ¿para qué querría que quiebres mi reconstruido corazón? Quiero tu autenticidad, sentir tus rodillas temblando ante las adversidades, como un humano real.

Busco desesperadamente esa energía que hay en tu garganta al querer gritar ante las injusticias, de pelear por tu decisión. Y aun así, a pesar del miedo a lo desconocido, arriesgarte.

Quiero admirarte todas las mañanas cuando acaricies mis labios con el orgullo y la tranquilidad que provoque mi palpitar, conseguiré el tiempo necesario para besar tus labios y que seas tú quien decida conscientemente regresar a mi boca cada atardecer.

Si te arriesgas a ver el horizonte con mis ganas, te regalaré mis manías y el aprendizaje de mis años, te ofrezco lo que mi corazón atesora, mis sueños y locuras de lo que deseo ser, te regalo mis ganas de experimentar la vida.

Mientras decides si este es tu lugar, te regalaré mis letras infinitas, ya quiero darte la bienvenida a mi mundo extraño.

 

Publicado por Belierani



     Compartir         Compartir