Si hubiera visitas en el cielo estaría lleno todos los días de gente mortal visitando a quien alguna vez nos dijo adiós. la perdida de alguien resulta dolorosa pues la presencia física desaparece de  las tierra dejando solo un gran vacío lleno de su esencia.

Alguien con quien comparto mi intimidad perdió hace algún tiempo a su padre y él me decía que siempre lo piensa y que muchas veces lo sentía. No entendía el fondo de sus palabras hasta que me toco a mí. Hace 4 meses perdí a mi abuela materna a causa de un terrible cáncer y es entonces donde comprendes la visita del dolor, llega para quedarse, para instalarse por tiempo indefinido. su cáncer fue detectado en fase terminal lo cual mato de tajo cualquier esperanza de curarse, pero trago consigo la oportunidad de conocer la vida desde otro ángulo. Nos brindo la posibilidad de despedirnos y ver partir a quien alguna vez te hizo feliz.

Luchas contra la idea de saber que morirá y conoces el lado del ser humano que muchas veces es oculto, pues ahora  llorar, reír, recordar, culparse, esperar, fortalecer, luchar ,caer y levantarse son solo efímeros ante lo que se avecina. la impotencia y el dolor se convierten en tu pan de cada día, conoces gente que sufre del mismo dolor , los conviertes en tus compañeros , en tus nuevos amigos.

El saber que perderás a alguien te hace ver la vida de otra manera convirtiéndote en una persona más espiritual , buscas a lo que llamamos Dios y ahora lo encuentras como tu amigo, tu compañero, el que te fortalece cuando ya no hay nadie , el te calma en tus noches de llanto, de insomnio, te regresa eso que llamamos Fe y comienza la resignación ,y el duelo.

2

¿pero qué te enseña el ver partir a alguien? que la vida es inmarcesible, solo uno sabe cuando queremos marchitarla, que nos da  oportunidades cada día que abrimos los ojos de ser mejores, que si fracasamos solo es temporal, que si luchamos obtenemos recompensas, que cada experiencia es un aprendizaje, que si tenemos personas que perdimos  por miedo debemos buscarlas y dejar que el corazón haga su trabajo, que debemos perdonar en vida, cerrar ciclos para volver a empezar, a disfrutar de un día mas en la tierra, a probar cosas nuevas,  a que si no te gusta lo que haces es momento de cambiar de lugar, a realizar nuevos proyectos, a valorar lo que tienes ahora en el momento, a besar con intensidad a quien amas, a saber que es mejor dar que recibir, a llamar o escribir un texto solo para recordar cuanto es lo que amas a las personas que comparten tu vida, simplemente a ver la vida con otros ojos.

Entonces mi abuela me deja a mi corta edad la oportunidad de hacer mejor las cosas, porque ya sea de una u otra manera todos partimos, pero lo importante es dejar huellas, caminos marcados y buenos recuerdos. le doy las gracias por permitirme formar parte de su vida, de haberla conocido. Ahora no la extraño como algo que duele si no como algo que llena, no es algo que me falta, si no algo que tengo y que siempre de algún modo, tendré.

Te llevo siempre conmigo, no muy cerca pero si  muy dentro.

 

Mariela Rojas.



     Compartir         Compartir