Sinceramente ya estoy cansada de que la gente se coloque siempre en la postura de defender lo bueno y lo malo. Siempre en esos extremos tan lejanos el uno del otro. Siempre defendiendo su lugar en el lado de los buenos y rechazando fuertemente a los que están en el lado malo, si saben que para conocer si algo es malo es porque ya se pasó por él, lo mismo pasa con las cosas buenas, pero eso, como el aspecto normal y la verdad, son relativos, cada cabeza es un mundo, lo que para uno está bien para otro es inconcebible. ¿Y si mejor dejamos de estereotipar, de criticar y cada quien vive su vida como mejor le plazca?

badgirl

Aunque quisiera, la verdad es que no puedo cambiar o modificar ciertos aspectos de mi comportamiento para complacer a alguien más, para encajar, para sentirme aceptada, y la verdad es que no es personal, pero mi comportamiento es como es, no soy así para fastidiar a nadie, soy a si porque me gusta y punto. Simplemente no encuentro la finalidad de la gente en poner etiquetas.

Por varios años me ha tocado a mí, caminar con la etiqueta de mala persona en mi frente, pero sinceramente no sé qué es lo que te haga mala ante el resto de la gente, que si soy de las que dicen lo que pienso, que no me callo nada, que si no me parecen las circunstancias las digo, que si me resultas persona tóxica para mí y decido alejarme, que si soy un tanto impertinente, que si salgo, me divierto, y que si conozco a mil personas, eso me hace mala, a mi forma de ver, me hace no ser hipócrita, pero de verdad, piensen lo que quieran y como quieran, total, no vivo por ustedes, vivo por mí y para mí.

Lo anterior o me hace egoísta, me hace independiente, autosuficiente. Yo no me creo una mala persona, sé que soy una transparente, sincera y leal, conmigo misma y con las personas que, “pese a como soy y me comporto” está ahí para mí. Soy una persona que tiene en su interior mucho amor para dar, pero no para mendigar.

Soy de las que luchan, defienden, pelean con garras puestas cuando de verdad está convencida de ser necesario, se entrega, sabe pedir disculpas cuando es necesario, sabe bajar la guardia cuando un amor igual de sincero está en riesgo, pero jamás pida que menta las manos al fuego por alguien que a leguas se nota que o vale la pena, jamás me pidas hacer el viaje a tu lado cuando no perseguimos la misma línea de acción, cuando yo terminare llorando, en esos casos, miro, analizo y me voy.

free

Prefiero que me señalen, que me juzguen, que me llenen de falsas “o ciertas” etiquetas que me delimiten como mala persona, antes que fallarme a mí.

Puedo ser la persona más leal, pero mi sinceridad jamás me dejará mentir por convivir.



     Compartir         Compartir