Desde que tengo memoria, siempre he ido en contra de los estereotipos sexistas y sobre todo los machistas que rodean al “sexo débil”, OJO, no porque este mal hacerlo, ni porque yo no sepa lavar, planchar, y hacer todos y cada uno de las actividades que requiere el “llevar el hogar como ama de casa” simplemente a mí, no me gusta, nunca me ha ido bien con esas labores.

Me resulta muy molesto, como desde pequeñas se nos van inculcando esas ideas, esa manera de que debemos repetir los patrones y la mujer es para quedase siempre a tras del hombre, en el hogar, ya ven lo que  dicen, “de tras de un GRAN hombre siempre hay una GRAN MUJER” a tras del hombre y frente la escoba y el trapito ¿o qué? y si es igual de grande porque debe quedarse atrás, simplemente no me parece correcto.

fun

Cuando era niña, ya eran muy fuertes mis apelaciones contra los roles sexuales en la familia, me resultaban ya fuera de lugar, ese pequeño detalle de jugar  a las muñecas casi nunca se me dio, cuando por fin me daban ganas de jugar, aún no terminábamos, mi prima y yo, de arreglar toda la ciudad, que el supermercado para que la mamá vaya a comprar las cosas para que la comida esté lista cuando llegue el papá, que la escuelita, para que la mamá vaya por los niños, aún no estaban listas las cosas cuando me aburría y dejaba todo a medio tender, sinceramente esas cosas nunca se me dieron.

En realidad admiro a todas aquellas mujeres que por convicción propia, pasan su vida desarrollando el rol de mamá y ama de casa todos los días, pues es un trabajo cansado, nunca termina y es muy mal remunerado, cuando se me ponía a hacer esas labores en cada, y mis hermanos notaban mi renuencia a realizarlas, siempre me decían que mi futuro, era ser una solterona amargada, porque ningún hombre me aguantaría así, sin querer hacer los labores de la casa, y claro, no me extraña, viniendo de una familia criada con las ideas tan conservadoras y un tanto retrogradas, pues así es como debe ser el rol femenino para ellos, pero para mí no, yo siempre he creído que hay algo más para mí, y de verdad que cada día lucho por conseguirlo.

Soy una mujer común y corriente, tengo mi lado cursi, si creo en el amor y quiero enamorarme perdidamente, no de mi príncipe azul, pero si de un guerrero de armadura plateada igual que yo, que ambos luchemos por conseguir una vida mejor, que por estar juntos y compartir la vida, ninguno de los dos tenga que dejar su vida profesional, para ser feliz en la vida, debes realizar lo que te gusta, y no dejarlo colgado, pues hay algo que se llama frustración, que te persigue si es que te has quedado a medias del camino, te persigue, si es que has dejado tendidos tus sueños por realizar los de alguien más, y eso es justo lo que no quiero, quiero realizar uno a uno mis sueños y forjarme cada vez más metas, siempre una mejor a la anterior.

photo

Así soy, si la verdad es que no le encuentro el problema, hay mujeres que si les gusta eso de consagrarse en cuerpo y alma a ser el pilar del hogar, y otras como yo, que se esfuerzan por tener un lugarcito importante en el competitivo rol de la vida laboral, generalmente liderada por hombres, creo que cada mujer en el mundo tiene derecho a hacer lo mismo, a hacer lo que sienta que le llena el corazón, con lo que se sienta contenta feliz y satisfecha.

El que no busca no encuentra…. Y yo cada día busco una oportunidad que me acerqué más aun rol que cumpla mis propias expectativas como mujer.

Solo siendo una mujer feliz, podrás tener una familia contenta y sin estereotipos sociales fuera de fundamente.

No hay cosa más bella y más sana, que cada mujer y hombre haga, lo que le dé la gana.



     Compartir         Compartir