Dices que desde que entré en tu vida, todo ha perdido su equilibrio, debo preguntarte entonces ¿No te cansabas antes de siempre hacer lo mismo?, sé que puedo ser una compañera cansona, sé que exijo mucho a las personas que me acompañan, que voy para arriba y abajo y que no paro durante todo el día, que mi obstinación puede ser a veces incluso vergonzosa, pero me gusta ser así como soy, es una decisión que tomo día a día el no permitir que nada me detenga el no quedarme nunca con aquella pregunta que atormenta “¿Qué hubiera pasado si hubiera hecho esto o aquello…?” , entiendo que creas en ocasiones volverte loco, pero solo las personas locas son felices de verdad.

Dime con sinceridad, ¿No te molesta querer siempre ser el niño bueno que sigue las reglas de todo?, que todos te digan cómo y hasta donde puedes llegar, que tu libre albedrío se vea siempre limitado por aquella absurda invención llamada sociedad, yo no quiero ser un robot programada por los demás, quiero vivir mi vida tan plenamente como pueda, quiero que mis horizontes los marquen mis propios sueños, quiero correr, volar, caer y levantarme tantas veces como se me venga en gana.

Respeto tu forma de ser, y te amo por lo que eres, no necesitas cambiar para estar conmigo, solo necesitas seguirme la corriente y te aseguro que si te deshaces de todos esos tabúes que tienes en tu mente, llegaras a disfrutar también te todas mis ocurrencias, yo no puedo prometerte un equilibrio, pero puedo prometerte que a mi lado nunca te aburrirás, puedo prometerte emociones excitantes cada día y que te tantos momentos tan buenos, no sabrás cuales serán tus preferidos, las historias para contar a nuestros hijos no tendrán nunca un final, porque siempre seremos protagonistas de una nueva historia.

Yo no quiero cambiarte, solo quiero compartirte de mi mundo, y estoy dispuesta también a entrar al tuyo cuando lo desees, puedo en ocasiones pretender ser una persona sería y aburrida, pero no quiero vivir una vida así, entiende que los puntos opuestos se atraen, es por eso que a pesar de que te vuelvo loco a cada instante no puedes dejarme, soy tu dosis de adrenalina, una dosis a la cual sin darte cuenta ya te has vuelto adicto.

Sé que piensas que mi forma de vivir en la aventura es peligrosa, y en parte tienes razón, pero nunca te toco probar la rutina y esa es aún más peligrosa, porque termina carcomiendo hasta la mejor relación.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir