Una vez me pasó, pero el miedo, no me dejo disfrutarlo, por cobarde, por ser presa de la cotidianidad y seguir al pie de la letra los “sistemas sociales” perdí al que ahora puedo decir, era el amor de mi vida.

Así comienza mi historia, en una de las tantas terapias que tenía con mi mejor amiga, con café, galletitas y un cerebro retorcido por tantas cosas que había que acomodar, en una conocida cafetería del centro, se acercó un chico y nos pidió de favor que lo agregáramos al facebook para darle “like” a una de sus publicaciones y ayudarlo a ganar uno de los tantos concursos de ese estilo que hay en estos días, ni siquiera recuerdo que era, pero lo hicimos, mi amiga y yo le ayudamos con “likes”, nos dijo que después del día siguiente podíamos eliminarlo para que pudieran contar los votos. En fin el contexto del dichoso concurso está de más, el punto es que lo hicimos, él se fue y nosotras seguimos con nuestra terapia de amigas. Y por azares del destino, olvidé eliminarlo de mi red social y el completo desconocido era mi amigo en facebook.

taxting

Pasaron varias semanas y me escribió por inbox, me preguntó por qué no  lo había eliminado, y la verdad la respuesta más sincera era porque lo había olvidado, y tal cual se lo dije, le causo gracia y estuvimos platicando un buen rato, y así siguieron transcurriendo las semanas cada día compartíamos algo por inbox, una publicación en el muro, intercambiamos números para comunicarnos por whatsapp, hasta que las llamadas no se hicieron esperar, horas le faltaban al día para platicar, no puedo recordar cuantas noches nos la pasamos en vela conversando por alguna red.

Con el tiempo, me di cuenta que teníamos tantas cosas en común que asustaba, y en realidad estaba completamente petrificada, el ver como un completo desconocido estaba tan afín con mi forma de ser, de pensar, nuestros gustos eran muy similares, podíamos hablar de música, literatura, política, caricaturas, y esos gustos culposos que nos daba un poco de pena comentar. Pero encontrar a una persona con tantas cosas en común es algo que no sabes cómo lidiar, yo estaba felizmente aterrada.

No sé cuanto tiempo pasó cuando decidió romper la distancia, y vernos, definitivamente estaba igual o más loco que yo, y eso me volvía loca, me impresionaba y asustaba tanta perfección. ¿Por qué cuando todo va bien, sentimos que de pronto algo muy malo va  a pasar, por qué no lo aceptamos, lo gozamos y ya?

crazylove

Mi miedo fue más grande que el amor, se cansó de mis inseguridades, le fastidió que siempre pusiera barreras para protegerme, se cansó de que no dejara quererme. Me dejó.

Cuando recapacite de mi error ya era demasiado tarde, por no valorar, dejé ir al amor de mi vida. Ahora solo quiero encontrar a alguien que me comprenda tanto como él, que me haga reír y pueda sentirme amada tanto como él me hacía sentir.

Lo único que tengo para decir es… que cuando encuentres a un corazón tan loco como el tuyo, no te asustes, disfrútalo, ámalo, y no lo dejes ir.



     Compartir         Compartir