A veces te encuentras a una persona con la que tienes tantas cosas en común, con la que compartes tantos rasgos, que simplemente no te la crees. Una relación con alguien así podría ser tan rara como hermosa, pero a veces el miedo nos impide arriesgarnos a entregar nuestro amor a una persona así de maravillosa, y nos perdemos la oportunidad de vivir un romance de ensueño.

Me metí a una de esas páginas de Internet para encontrar pareja y ahí conocí a un hombre que estaba igual o más loco que yo. Todo empezó con algunas noches de desvelo en las que platicábamos de todo un poco, y de pronto me fui dando cuenta que teníamos una visión muy similar de las cosas. Esos temas que yo creía que solamente a mí me interesaban, descubro que a él le apasionan también. Su manera de hacerme reír me hacía ver que nuestro sentido del humor era muy parecido; era increíble cuán conectados estábamos.

Cada vez me sorprendía más ver lo parecidos que éramos. Sus planes a futuro eran muy semejantes a los míos, coincidíamos en puntos de vista en cuanto a religión y política, nos gustaba el mismo tipo de música, la misma literatura, nos la pasábamos horas comentando nuestras series favoritas y diciendo cuánto odiábamos ciertos programas de la televisión.

Al conocernos en persona, supe que no sólo coincidíamos en gustos, intereses y preferencias, ¡también había una química increíble entre nosotros! Al verlo por primera vez, entendí el sentido de ese cliché de “sentir mariposas en el estómago”. Al tomarnos de la mano, la sangre se me subió a la cabeza, y mejor ni les cuento lo que sentí al besarnos, simplemente fue algo indescriptible.

Pero llega el miedo y no te deja tranquila. Estamos tan acostumbradas a las relaciones monótonas, simples y aburridas, que cuando llega un hombre tan loco como nosotras nos alejamos por el miedo de que venga a alterar nuestro corazón.

Sin embargo, si no nos despojamos del miedo, nos estamos quitando la oportunidad de compartir la vida con alguien que nos entienda, que nos siga en nuestras locuras, que disfrute lo que nosotras disfrutamos, que luche a nuestro lado por alcanzar nuestros sueños y metas. Si encontraste un amor tan loco como tú, permítele que se quede a tu lado, dile que lo necesitas, que lo has estado buscando todo este tiempo y que te alegras de por fin haberlo encontrado. Si encontraste un amor tan loco como tú, no lo dejes ir.

Autor intelectual: Lilian Garsal

 



     Compartir         Compartir