Porque si alguien quiere marcharse, debes dejarlo ir,

Hay ocasiones en que las personas que queremos se marchan, pero no es que haya falta de amor, quizá solo se trata de la necesidad de experimentar el mundo, mirar otros paisajes, experimentar nuevos sabores, descubrir nuevas texturas.

A veces aunque duele es necesario soltar, y dejar ir, decir adiós se convierte en una dura prueba para superar, pero sin duda la mayor muestra de amor para quien significo tanto para nosotros.

Extrañarse será la mejor manera para comprobar que el amor es lo suficientemente fuerte para soportar la distancia o simplemente para aceptar que no todos los sentimientos son lo suficientemente intensos para poder llamarse  amor.

SE FELIZ

Algunas veces debemos luchar contra nuestros sentimientos y decir adiós sin reproches, deseando buena suerte para quien se va, deseando siempre lo mejor para los dos.

Ahora es necesario seguir con tu vida, tal vez valga la pena dejar la puerta abierta por si vuelve, pero creo que es  mucho más conveniente , cerrar la puerta y seguir adelante, reincorporarte al camino sin miedo,  mirar al frente y enfrentarse a la vida plenamente.

  

 

Este momento a solas, será el mejor momento para disfrutar de tu libertas, para aprender a gozar tu soledad, será el momento perfecto para aprovechar el tiempo, salir, viajar, aprender , superar tus expectativas, volver a ser la protagonista de tu propia vida.

Debes saber, que nada en esta vida pasa por casualidad, que los encuentros y desencuentros son parte de aprender, que las risas y lágrimas también son lecciones, que hay gente que llega para quedarse y hay otra que simplemente van de paso, que llegan, cumplen su cometido y después se van.

ADIOS AMOR

Por eso es necesario aprender a superar. Si realmente amas a alguien es necesario soltar, dejarle tomar sus decisiones, actuar bajo su propio criterio, dejarlo volar.

Y si algún día vuelve, con mucha suerte, aun haya espacio para amar, pero lo más seguro es que tu ya no te encuentres en el mismo lugar.

Seguramente tú ya habrás aprendido a querer te  y valorarte mucho más.



     Compartir         Compartir