Es tan hermoso escuchar las palabras “te quiero”, “eres lo más importante en mi vida”, “te amo”, “voy a hacer todo lo que este en mis manos para que seas feliz”, yo creo que esas frases todos las queremos escuchar algún día, pero el lenguaje ha sido corrompido, por muchas personas que sin pensar dicen lo que les viene a la mente, solo “por qué suena bien para el momento”, o porque quieren convencerte rápidamente para dar el siguiente paso, o simplemente para engatusarte, para hacerte prisionera de un sentimiento que solamente sientes tú, mientras que ellos sin sentir nada, sin arriesgarse, tratan de sacar todo lo que pueden de nosotras.

Es usual encontrarte el típico chico que después de un par de días que han salido o peor aún, después de una cita ya quieren andarte diciendo que te aman, la verdad me da asco este tipo de personas, independiente mente de si en verdad creen en lo que dicen o si solo lo dicen para manipular, ¿Qué puede saber del amor aquel que cree haberlo encontrado en un instante?, sin siquiera conocerte bien están hablando del sentimiento más fuerte que una persona puede llegar a experimentar, y la verdad es que al menos conmigo en vez de quedar bien, quedan completamente mal, a tal grado que nunca vuelvo a salir con ellos, ni les doy otra oportunidad.

Porque para mí solo hay dos opciones:

1.-Esta persona me está mintiendo, y trata de aprovecharse de mis sentimientos, confundiéndome, queriendo hacerme creer que siente algo tan fuerte a lo que debo corresponder y una vez yo le entregue mi corazón el podrá hacer de mi lo que quiera al menos por un tiempo.

2.-Esta persona no comprende en absoluto de lo que está hablando, el amor para él es lo que ha leído en las historietas, o ha visto en las películas, un amor irreal, perfeccionista, algo casi inalcanzable que tiene unas expectativas fuera de la realidad, y estas personas no saben lo que amor realmente significa, ni tampoco entienden el alcance de lo que están diciendo.

En cualquiera de los dos casos prefiero guardar mi distancia, porque he tenido experiencias con ambos tipos de personas y lo único que logre obtener fue una gran frustración.

Y es que el sufrimiento más grande de mi vida me lo causo alguien así, alguien que hablaba fluidamente palabras de amor, como si fuera un poeta, y yo tonta le creí, que puedo decir, me dijeron lo que siempre quise escuchar y no me detuve a pensar en la incoherencia de aquello que él me estaba diciendo, solo me alegre y me deje engañar, pero al final una reflexión me hizo darme cuenta del error que estaba cometiendo: me dije a mi misma “si él dice que soy el amor de su vida y le resulta tan sencillo hacerme daño, entonces su vida no vale nada, entonces él no vale nada”

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir