El amor es y siempre ha sido un sentimiento que cada quien interpreta y ejecuta a su manera, pero indudablemente, algo que no tiene variables, es el interés que demuestra alguien a quien le gustas o dice amarte. Frida Kahlo decía: “Si usted me quiere en su vida me pondrá en ella. Yo no debería estar peleando por un puesto.”, y no puedo estar más de acuerdo con ella, porque a veces, nos volvemos locas tratando de investigar o buscando señales para ver si es esa persona realmente siente algo por nosotros o no, o peor aun, hacemos un montón de tonterías por agradarle y llamar su atención.

Nos preguntamos si verdaderamente tenemos un lugar importante en su vida, si acaso somos tan increíbles como queremos creer, si lo que siente hacia nosotros es amor de verdad. Y aquí, la única respuesta válida, es que si le importas, esta persona siempre va a encontrar una manera de demostrártelo, de estar contigo. El amor no es un rompecabezas en donde tienes que ir buscando pieza por pieza para resolverlo o un misterio que debas descubrir. El amor simplemente es, y debemos dejarlo ser – o no ser- naturalmente.

1916489_10208967065443817_3569635545653475466_n

Pero  si se muestra indiferente o se la pasa inventando excusas (siempre está ocupado, trabajando, con los amigos o con la familia… pero ¿y tú?) para no hacerte sentir importante, si no te sientes segura de un cariño verdadero, si no te hace participe en su vida,  probablemente, el problema no seas tú, sino la persona que tienes en enfrente que es incapaz de valorarte como mereces. Y no hablo de simples descuidos, sino de total y completa indiferencia, como el que no piense en ti ni te incluya en sus planes futuros, el que no se moleste en preguntarte tu opinión ante cualquier decisión importante. Y no es que deba hacerlo, no es su obligación, pero las personas enamoradas tienden por naturaleza a interesarse en los intereses del otro y compartirlos. Aunque no deseen lo mismo, simplemente por el hecho de que eres tú y eres especial para ella. No hay nada que mate más el amor que la falta de interés.

No existe falta de tiempo, existe falta de interés. porque cuando la gente realmente quiere, la madrugada se vuelve día, el martes se vuelve sábado y un momento se vuelve oportunidad.

 

Muchas veces perdemos el tiempo insistiendo y forzando situaciones que creemos necesarias en nombre del amor, como perder nuestra esencia y tratar de complacer por el simple hecho de agradar o querer que nos amen. Caemos en el gravísimo error de maltratar nuestra dignidad al recibir sólo heridas porque esa persona vive escudándose con que así es su forma de ser, de demostrar su amor o que nunca va a cambiar. Y en el fondo tú sabes que es verdad, que sólo te estás engañando y estás asumiendo y aceptando una relación en la que vives luchando para ser valorada.

Todos merecemos a alguien que respete y tome en cuenta nuestras decisiones, nuestra forma de ser y que no quiera cambiarnos, que nos escuche y nos deje expresarnos libremente, que nos dedique tiempo y nos haga sentir su prioridad. Alguien a quien no le mendigues su tiempo, que no esté pendiente al reloj ni al celular, porque disfruta el tiempo contigo, que nos haga sentir únicas y amadas, no simplemente como una más. Merecemos estar con alguien que desee compartir su vida con nosotros y nos haga sentir parte importante de ella también.

Para ser valorados, tenemos que valorarnos y querernos primero nosotros mismos, y a partir de ahí, comprenderás que no necesitas tolerar cualquier cosa para que te acepten, ni luchar y abrirle los ojos a alguien para merecerlo y te haga un lugar en su vida. No estamos ya para perder el tiempo con alguien que no nos tome en serio y nos haga dudar de un sentimiento que debería de disfrutarse.

Empieza a dejar ir a todos aquellos que le resten cosas positivas a tu vida en vez de sumarle, incluso si es doloroso.

 

Autor: Karla Galleta



     Compartir         Compartir