Te volverás postre entre mis brazos, porque eres de ese tipo de amor que llega a dejar un buen sabor mientras que el otro se va, tu piel se hará caramelo mientras que tu corazón sea ese dulce fragmento de  tu cuerpo que nunca termina, que probada tras probada vuelve más dulce la vida.

Te volverás mar que erosiona mi amargura, serás el vaivén  de las olas cuando baje la luna, me esforzare por no hacer que suba tu marea, prefiero un mar tranquilo que relaja con sus susurros, seré vida marina de ese azul de tu calma.

Nuestras llamadas nocturnas serán canciones de cuna, porque no hay nada mejor para dormir que esa voz pasiva que puede transformarse en vientos huracanados cuando la situación lo a merite, serás mi todo, porque llenas cada rincón vació que dejo una relación que no fue mala peor no fue suficiente, serás mi nada porque es justo decir nada es seguro y no puedo tener la certeza de que estarás aquí para siempre.

No me asegures que me amas, pues me dolería más escuchar eso y que un día tan sólo ya no puedas ser parte de mi vida, tan sólo no me digas que un  día te vas, disfrutaré más el tiempo a tu lado sin pensar en eso. No te puedo asegurar que siempre te voy amar con la intensidad que hoy me provocas hacerlo, ya que en el momento que no estés, me propondré a olvidarte y dejarte ir, no pienso sufrir en la vida por el dolor que causa el amor. Me siento mejor aprovechando cada minuto que la vida me da contigo.

blackwhite-couple-cute-i-love-you-Favim.com-3367528

Hoy serás el amor de mi vida, no habrá cavidad para otra persona, mañana si decides quedarte un tiempo más, serás aquel hombre que haya cambiado mi percepción de la vida y después podrás ser parte de mi corazón. Yo seré templo para tus sentimientos y manejaré de la forma más conveniente las cosas que me ofreces, porque no hay como disfrutar las cosas en el momento en el que se tienen, después… Después sólo es cuestión de suerte.



     Compartir         Compartir