¿Alguna vez te han roto el corazón?

Me pregunto si a todos nos pasa igual, o acaso, algunos son más fuertes  y  lo saben afrontar.

En mi caso, todo va tan mal, me duele  su ausencia, me mata esta soledad, me duele ver como los recuerdos se van cubriendo de polvo, como cada vez se aleja más, cada vez más indiferente, más ajeno, más irreal.

infieles

Siempre supe que es imposible salir ileso de este juego al que llaman amor, pero nunca imagine la magnitud de estas palabras, lo doloroso de tenerlo todo y sin darme cuenta, quedarme sin nada.

La  realidad, es que no me acostumbro a no tenerle, extraño sus besos, su manera tan particular de llevarme al cielo, de hacerme ver estrellas, de encontrar  luz en la oscuridad.

Creo que no sé lidiar con mi corazón hecho añicos, nunca he sido buena armando rompecabezas, creo que me costará tanto unir  las piezas que quedaron regadas cuando me dejó.

La verdad, esta situación me sienta fatal, no tengo animo de nada, no me quiero levantar, he esperado por tantos días verlo llegar, arrepentido de sus actos, dispuesto a continuar, que me ayude a reparar los daños que ha causado, que cure las heridas que me causan tanto mal.

Sin embargo,  sé que eso no pasará, que haga lo que haga, el ya no  volverá, pues ahora entiendo que ya no le importa nada, que tendré que remendar sola mis alas, y volver a volar

bye

Sé que no será sencillo, pero tengo la esperanza de que poco a poco lo pueda lograr.

Es verdad que tengo miedo, que no sé por dónde comenzar, pero es necesario robarle tiempo al tiempo, darle prisa a los malos recuerdos, tener fe en que todo se puede superar.

Aprenderé a reparar mi corazón roto… cuidándolo mucho mejor, para que nadie lo vuelva a dañar.

Autor:    Señorita Libélula.

 

 



     Compartir         Compartir