“Las buenas amistades son para siempre”, reza el dicho, pero, ¿qué tan cierto es esto? La verdad es que mantener una amistad a lo largo del tiempo es más difícil de lo que te imaginas. Es posible que aquellos amigos de la infancia con los que juramos que nunca nos íbamos a separar, hoy no sepamos ni dónde estén, o si lo sabemos, sea porque los tenemos agregados como un contacto más de Facebook, sin que ni siquiera nos demos un like, mucho menos que nos mandemos un mensaje de vez en cuando.

Resulta que un estudio comprobó que a la edad de 25 años comenzamos a reducir nuestros círculos sociales y perdemos a muchas personas a las que considerábamos amigos.

La Escuela de Ciencias de la Universidad Aalto en Finlandia en conjunto con el Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford realizaron una investigación en la que hicieron llamadas de teléfono a más de tres millones de usuarios, de los cuales sabían su edad y género.

De acuerdo con lo observado, el público más activo en el uso de teléfonos era precisamente el de 25 años, siendo los hombres especialmente más activos que las mujeres: Ellos llamaban a 19 personas al mes, mientras que ellas un promedio de 17,5. Luego de los 25 años, el número promedio de personas con las que se comunicaban en un mes comenzaba a disminuir dramáticamente. Para la edad de 39 años, el promedio de llamadas por persona al mes era de 12 para los hombres y 15 para las mujeres.

La explicación de esto se puede encontrar, según los investigadores, en estudios anteriores, en los que se concluía que antes de los 25 años las personas estaban en una búsqueda constante de su círculo social, y que la búsqueda de una pareja aumentaba las posibilidades de tener más interacción con amigos. Al pasar el tiempo y tener una pareja estable o casarse, las relaciones se vuelven más estables también y disminuye el deseo de buscar nuevas personas con las cuales relacionarse.

Desde luego, los investigadores aclaran que esto es tan sólo un estándar y que puede variar de persona en persona, pues hay quienes siguen siendo muy sociables después de los 25 y aún a los 30 o incluso a los 40 siguen ampliando sus círculos de amistades. Aquí lo importante es saber que no importa tanto la cantidad sino la calidad de los amigos.

 

Autor intelectual: Felipe Hernández



     Compartir         Compartir