Quizá desde pequeña siempre viste, o te dijeron, que las cosas y deberes del hogar correspondían a la mujer. Y, de hecho, no es nada raro, pues es una costumbre que ya tenemos implantada en nuestro comportamiento social que siempre ha referido los asuntos del hogar a la mujer, impidiendo que los hombres colaboren o puedan dividirse las tareas domésticas. Por lo mismo, si siempre viste que tu mamá se dedicaba a la casa sin la ayuda de tu padre, puede que haya tenido cierta influencia en tu futuro profesional. Sí, aunque no lo creas.

Según un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Columbia Británica, los padres que ayudan en las tareas domésticas tienen tendencia a tener hijas más exitosas. ¿Por qué? Porque incrementan las aspiraciones profesionales de sus hijas.

La autora del estudio, Alyssa Croft, aseguró que la colaboración de los hombres en el trabajo del hogar crea un efecto positivo en las aspiraciones profesionales y metas de sus hijas, pues estas “crecen con mayores objetivos laborales cuando las tareas de la casa son compartidas por padre y madre”.

¿Cómo llegaron a esta conclusión? Se reunió a más de 300 niños de entre 7 y 13 años, acompañados por sus padres, y se les dividió según edad y género. Luego, se les pidió a los progenitores que contestaran unas preguntas que, básicamente, intentaban demostrar si creían en la igualdad de género.

“Podría verse limitada la manera en la que algunos niños y niñas ven sus capacidades. Uno realmente no se da cuenta de cuánto observan y debaten en su cabeza más allá de lo que los adultos les explicamos cómo funciona” – Alyssa Croft

Gracias a la investigación se comprobó que aquellos padres que colaboran en casa eran más propensos a tener hijas con mejores aspiraciones laborales y que persiguen carreras más exitosas como Medicina o Leyes, pues se sienten más inspiradas a tener una vida mejor y alcanzar el éxito, porque no se sienten excluidas del mundo laboral.

Así que, si en tu casa siempre se han dividido las tareas, quizás te sientas mucho más interesada en buscar carreras que antes pertenecían solamente a hombres, pues desde pequeña aprendiste que la igualdad de género sí es real.

Autor intelectual: Andrea Araya Moya



     Compartir         Compartir