Disfrutar de la compañía de tu pareja es algo de lo más maravilloso que puedas vivir, sobre todo si esos momentos van acompañados de una buena copita de vino, algún licor o una rica y helada cerveza. Y esto no sólo lo digo yo, pues ahora resulta que la ciencia ha afirmado que beber junto a tu pareja hace que tu vínculo con ella se refuerce y la relación se fortalezca.

Investigadores publicaron en el Journals of Gerontology B: Psychology Sciences (una revista especializada), un estudio en el que se demostró que las parejas de más de 50 años tendían a tener una mejor relación y a llevarse mejor si ambos bebían por igual, o si, por el contrario, ninguno de los dos bebía. Sin embargo, si uno de los miembros bebía más que el otro o uno bebía y el otro no, la relación solía ser tensa y eran más propensos a tener problemas. Según el estudio, el que un miembro de la pareja bebiera más que el otro reflejaba insatisfacción con la relación.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores encuestaron a más de dos mil personas que llevaban más de treinta años de matrimonio. Se les preguntó por sus hábitos al beber, cuántos tragos y si lo hacían en compañía de su pareja. Al mismo tiempo, se les preguntó si creían que su pareja era irritante, injusta, reclamante, odiosa, etc.

Sorpresivamente, se encontró que las parejas que bebían juntas y en la misma proporción, eran más estables y tenían una relación más sana que aquellas en las que uno bebía y el otro no. Lo mismo pasaba con las parejas en las que ninguno de los miembros bebía ni una gota de alcohol. Desde luego, esto no quiere decir que en las parejas en las que uno sí bebe y el otro no, se debe incitar al otro a beber para mejorar la relación.

“No estamos sugiriendo que la gente deba beber más o cambiar la manera en la que beben”

–Kira Birditt, autora del estudio

Lo importante es que, si ambos beben, disfruten de buenos momentos al hacerlo, se diviertan y la pasen muy bien. Siendo así, entonces es más probable que su relación dure mucho más y se fortalezca día a día. Lo que sí es muy importante saber es que, si tu pareja no bebe y tú sí, no debes obligarla a tomar alcohol si no quiere. El estudio no dice que todas las parejas sean iguales; desde luego, hay muchas parejas que se llevarán muy bien aun cuando sólo uno de ellos beba, lo importante es que nadie juzgue al otro.

Ahora que, si ambos beben, no se pierdan la oportunidad de pasar un momento íntimo y divertido como este:

Ustedes dos, en la noche, en medio de la playa, a solas, tomando una rica copa de champaña, disfrutando el paisaje, y dejando que el calor de la situación los lleva a donde los tenga que llevar.

No estaría mal, ¿verdad? Pero recuerda, bebe siempre con moderación.

 

Autor intelectual: Macarena Salvat



     Compartir         Compartir