Sedúceme con una mirada que no dure más de un segundo, descríbeme con una palabra como es el deseo que sientes por mí, con sólo un beso demuéstrame que tanto es tu amor y con sólo una acción déjame ver cuanto estas dispuesto a sacrificar por estar a mí lado.

Déjame pensar gris, ensuciar la transparencia de mis actos, no juzgues mi comportamiento, siempre he sido así pero siempre trato de ocultarlo, estoy consciente que no a todos les parece, que muchos apuntan su dedo hacia mí, pero no son mejores que yo sólo por creerse jueces. No trates de encontrar un orden a lo que hago, no tengo un proceso que seguir porque me encanta improvisar, me dejo perder el momento y me reencuentro hasta el final.

Ven vamos a perdernos, tómame de la cintura y guíame sobre tu oleaje. Seré barco en tu marea, veras que encontraremos un buen lugar. Vamos a aprovecharnos, por habernos encontrado, porque sabemos que nos gustamos y si no encuentras pretextos, sólo ven y yo te los demuestro. Voy a volar para observar los paisajes que muestra tu cuerpo; mapa incomprensible, guía que nos lleva a lugares inimaginables.

No lo pienses demasiado, de cualquier forma no tiene una solución sencilla, piérdete en la inmensidad de esta profundidad, encuentrame escondida en rincones llenos de terminaciones nerviosas, terminemos con la energía, volvamos a citarnos en la calma de un día nublado, lluvioso y fresco. No te pienses inapropiado por lo que mencionamos o bien por lo que hoy estamos planeando porque es algo que no tiene porque enterarse el mundo. Déjalo pasar, deja que la calma llegue sola sin mucho pensar en el tema, sabes que no encontraras tranquilidad hasta que hagas lo que planeas.

original

No me dejes fuera de ese plan, es un trabajo de dos y uno sólo nunca saldría como si lo hacemos tu y yo.



     Compartir         Compartir