Debo decirte que no eres la primera persona que lo intenta, incluso algunos lograron su cometido, quería estar en “onda”, no quería parecer una persona del pasado que estuviera llena de tabús, quería experimentar el amor en toda se esencia, quería disfrutar de mi juventud, y quería hacerlo de forma plena, sin pensar en esas viejas reglas que te dicen esto está bien y esto está mal.

Muchos hombres piensan que las mujeres no tenemos los mismos deseos que ellos, creen que ellos son más sexuales que nosotras y nada podría estar más alejado de la realidad, también nosotras no sentimos atraídas, excitadas, enloquecidas, y con ganas de culminar en el acto sexual, también nosotras vemos a nuestro hombre y nos llenamos de lujuria, de antojo, de ganas.

Pero nosotras al mismo tiempo debemos tener mucho más cuidado que los hombres, primero que nada, porque no nos gusta que nos traten como objetos, o como trofeos para su lista, no nos gusta ser la numero 1467 en la vida de un hombre, y de la misma manera en que ellos se sienten incómodos al estar con una mujer que ha pasado por una interminable lista de hombres en su cama, a nosotras nos molesta igual.

Lo que trato de decir es que no se trata de que no quiera, se trata de que no funciona, lo he comprobado por mí misma, comenzar las cosas tan apresuradamente nunca da buenos resultados en el amor, si todo es una aventura está bien, pero si se trata de buscar algo más grande, más maravilloso, imponente y duradero como el amor ese es el peor camino que puedes tomar, yo como te he dicho he tenido alguna que otra aventura, simplemente porque no creía en las cursilerías de que “el sexo sin amor no es igual”, pero después de experimentar hacer el amor con alguien con quien había una verdadera conexión ya no me quedaron ganas de volver a lo anterior.

Por otro lado una de las grandes diferencias entre hombres y mujeres es que a nosotras nos cuesta más no involucrarnos emocionalmente con alguien con quien tenemos intimidad, y es que por más que una se resista algo nace, sin quererlo, sin pensarlo, sin esperarlo, y lo peor de todo es que nace condenado a morir, porque nunca será correspondido, porque simplemente ese sentimiento nunca debió de existir, pero ahí está y después de que todo termina el hombre se va tranquilo y la mujer se queda a sufrí.

Habrá quienes sean diferentes, pero al menos yo soy así, ya no quiero luchar contra mi propia naturaleza, además de que en el fondo siempre quise tener un amor real, prefiero tomarme mi tiempo a que el indicado llegue, que desgastarme con solo vivir momentos, instantes que pronto terminan y que al final dejan más sufrimiento que placer.

Si quieres mi cuerpo, primero debes seducir mi mente, y si logras encontrar mi alma, te perteneceré hasta la eternidad.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir