Dentro de mí algo me dice que existe un lugar en tu corazón que es bueno, que en ese lugar existe la piedad y el amor. Sé que no quisiste lastimarme de la manera en que lo hiciste, y sé que si hubieras tenido la oportunidad de regresar el tiempo hasta el día en que nos conocimos dieras lo necesario para que jamás haya existido la posibilidad de una vida juntos, de la posibilidad de que no existieras y tomaras parte de mi vida, de mis recuerdos y de mis pensamientos. Sé que muy dentro existe ese rincón que desea mi felicidad, que desea que jamás derramaré una lagrima más. Sé que hiciste lo posible para no lastimar mi corazón, que hiciste lo posible para que no te impregnaras en mi piel y yo pudiera seguir adelante sin ti.

Todo está hecho, todo está dicho, ya no hay vuelta atrás, ya no se puede cambiar el pasado, el dolor seguirá marcándonos a los dos y el deseo de regresar el tiempo es solo una ilusión, una ilusión que jamás existirá en una realidad.

No te preocupes por mí, puede que el dolor me lastime pero ten por seguro que jamás me matará. Este dolor es pasajero, este dolor se irá y jamás volverá, no volverá porque yo trataré de olvidarte y dejar los recuerdos buenos y malos dentro de una caja fuerte en mi corazón y tiraré la llave para que jamás puedan ser abiertos, yo me encargaré de que nunca más puedan ver la luz, me encargaré de que permanezcan ahí y que jamás puedan lastimarme otra vez.

No te preocupes por mí porque estoy bien, porque mi razón entiende al corazón y sabe que necesita tiempo, tiempo para sanar, tiempo para olvidar y sobre todo tiempo para encontrar nuevamente el amor. No pienses que mis lágrima
s me secarán porque esas lágrimas que ahora derramo es la manera en la que puedo sacar el sentimiento y lo que queda del amor que te tuve, porque esas lágrimas lubrican mi ser y riegan mi alma.

No te preocupes por mí porque estoy de luto, no es necesario que vuelvas a mí tratando de entregar un amor que no tenías, no es necesario que sientas culpa porque sé que el deseo de tu corazón no era verme sufrir, porque yo vi como evadías tu partida, vi como no tomabas el valor para decirme lo que en verdad sentías en tu corazón, vi como tus ojos ya no mostraban el brillo que los caracterizaba, sino que poco a poco tu expresión se volvía triste, vi como tus ojos expresaban vergüenza y lástima.

No permitas que
la culpa te envenene el corazón hacía ti, no lo permitas porque no es tu culpa el que yo me haya enamorado como nunca lo había hecho, no es tu culpa que mi corazón te haya elegido a ti. No permitas que dónde hubo una relación de amor no pueda haber una relación de amistad. Abre tu corazón, perdónate a ti mismo y permite que podamos unirnos en una bella amistad para seguir apoyándonos y alentándonos el uno al otro, no importa que no haya un amor más allá una amistad, lo que importa es lo podemos superar. No te mentiré, el pensar en una amistad entre tú y yo me parte el alma, pero debo dejar de ser cobarde y afrontar la realidad, debo afrontar los golpes que da la vida y no dejarme amargar por no haber conseguido que tú me amaras y que jamás me vieras con los mismos ojos que yo podía verte a ti.

Mi perdón lo tienes, ahora falta tuyo.



     Compartir         Compartir