No entiendo por que nos gusta estar en el lugar equivocado sabiendo que no pertenecemos, sabiendo que ese no es un lugar para nosotros. No entiendo porque en ocaciones nos aferramos a cosas que no nos pertenecen, que no fueron diseñadas y hechas para nosotros. No entiendo porque sigo tratando de estar a tu lado si sé que no me perteneces, si se que no eres para mí y sobre todo si sé que no vales la pena.

Tú y yo vivimos momentos realmente buenos mientras estuvimos juntos. Tú y yo sabíamos lo que había entre nosotros dos, pero sobre todo cada uno de nosotros sabía lo que ocultaba dentro de su corazón, sabíamos que habría cosas que no deberíamos compartir porque sabríamos que lo que pasaba en medio de los dos se terminaría, que lo que ambos llevábamos dentro no tenían una comunión y similitud entre nosotros dos. Ahora puedo verlo… ahora sé que es lo que debo hacer.

No es necesario y no vale la pena que yo siga a que intentando entrar en tu corazón; intentando cumplir un capricho, ese capricho de estar a tu lado y permanecer ahí por siempre. Pensé que estando a tu lado y demostrarte todo mi cariño era suficiente para que tú pudieras abrir tus brazos y tu corazón recibiéndome dejándome habitar dentro de ti. No puedo seguir aquí humillando sabiendo que tú no sientes lo mismo que yo, que no tú no anhelas lo mismo que anhelo yo y sé que sabiendo esto sería muy difícil entrar en tu corazón a la fuerza; sabiendo que pierdo mi tiempo al seguir aquí mientras tú no abres las puertas; sabiendo que te hago daño al tenerte aquí a mi lado sin que tu quieras estarlo. Esta bien… todo esta bien, sé que debo alejarme ahora que estamos a tiempo, ahora que mi corazón va entendiendo poco a poco que este no es un lugar para él; que nuestro lugar no está a tu lado.

El alejarme de ti no quiere decir que olvidaré lo bien que me hiciste sentir al pensar que tu sentías todo lo que con tu cuerpo demostrabas, todo lo que con sonrisas y palabras falsas hiciste crecer dentro de mí. Es difícil alejarme y dejarte atrás, dejar todas las cosas que viví a tu lado; todas esas cosas que sé que al quedar atrás no podré recuperar. El alejarme de ti no quiere decir que te he olvidado o dejado de amar, sino que quiere decir que las cosas por fin son claras delante de mí y que no estoy dispuesta a seguir luchando por ti; que no estoy dispuesta a seguir intentando enamorarte y entrar en tus ojos, en tu mente y en tu corazón. Me duele dejar ir a la persona con la que imagine tantas cosas, con la que construí mi futuro en una bomba de jabón que ahora reventó y derramó todos mis sueños y mis esperanzas de algún día estar a tu lado por siempre. Es momento de decir adiós…



     Compartir         Compartir