Soy la ¨ex¨ que ella tanto odia y a la que tú aun amas. Aquella que por inmadura te dejó escapar y dio cabida a que alguien más ocupara mi lugar. Aun con ello no ha podido llenar mis zapatos. Le ha quedado demasiado grande el espacio que yo he dejado. Y aunque digas que la amas, lo cierto es que no has podido dejarme en el pasado.
Continúo en tu vida tan presente como siempre. Y aunque ha habido despedidas, el destino se encarga de unirnos nuevamente. Y es que nunca nos vamos del todo. Aunque estés con ella, quien mueve tu mundo y descontrola tu entorno aun… soy yo.

2

Le has aceptado para olvidarme. Porque no le cuentas que sigues buscándome. Que los mismos años que tienes con ella, los tienes conmigo. Y que por las noches siempre buscas mi abrigo.
Confiésale que aun sales conmigo. Que cuando no le respondes el móvil es porque te tengo entretenido. Que apenas me miras suspiras. Que tomas mi mano y besas mi mejilla. Dile que soy yo quien te provoca el ser amoroso. Que con ella a duras penas puedes ser cariñoso. Que cuando la besas cierras tus ojos e imaginas que soy yo. Y en sus labios buscas mi sabor.
¡Anda! Dile que es a mí a quien deseas. A quien imaginas al tomar sus caderas. Que por más que tratas no logras olvidar las formas de mi cuerpo. Que extrañas mi calor, mi olor y mis besos. Cuéntale que soy yo quien provoca tus ganas. La que sabe recorrerte de los pies a la espalda. Que tu lengua echa de menos mi sabor y que con esa boca que la besas me pronuncias que me amas y me haces el amor.

3

Dile que por eso no me echas al olvido. Porque conmigo sientes lo que con ella no has podido.
Dile que querer remplazarme te ha resultado tan absurdo.
¡Se hombre! Dile que me amas tanto como hace años. Que si no la dejas es por no hacerle daño. Dile que si estas con ella es por cobardía. Aunque ella jure que me ha ganado la partida. Hace falta le recuerde que yo siempre termino renunciando a ti, simplemente eres tú quien siempre vuelve a mí.
Cuéntale que soy un desastre. Que voy de error en error y por eso la piensas el arriesgarte. Que soy tan inestable en el amor, que a veces puedo resultar de lo peor. ¡Vamos! Dile que tu orgullo no ha podido perdonarme, pero dile que perderme te resulta insoportable. Que mientras yo quiera tú sigues conmigo. Que mientras tú quieres yo vuelvo contigo. Dile que así somos de posesivos. Que nos pertenecemos y no estar juntos es nuestro castigo.
Platícale de todas nuestras locuras. Que cuando la llevas temprano a casa es porque debes ir a sacarme de un lío. Que soy un caos total y que eso te atrae. Que provoco en ti, lo que ni ella ni otras han logrado provocar. Que le llamas –amor- por miedo a pronunciar mi nombre. Y que odias la idea de que en mi camino aparezca otro hombre.

Que odias el no poderme sacar de tu mente. Que soy tu mal tan necesario, que has de amarme eternamente. Anda, dile que ni siendo tan perfecta ha podido igualarme. Que su odio no me afecta, que tú me proteges que no pueda lastimarme.
Ya dile que has seguir amándome, extrañándome y deseándome. Pero también dile que has de continuar a su lado. Porque aunque los años pasen yo aún no he madurado. Dile que continuará compartiéndote a ratos conmigo. Que marque lo que marque el destino, yo seguiré contigo. Que en algún momento habremos de cansarnos. Pero que ni aunque eso pase llenará el espacio que en ti yo he dejado. Que todos nuestros momentos te han dejado marcado. Que aunque con ella te cases habrás de dejar mi recuerdo enterrado.

¡Se hombre! y dile por favor. Que siempre habrá algo tuyo que solamente tendré yo… ¿no sabe qué es?… es tu corazón.

 

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir