Se busca un amor aventurero, que me quiera acompañar a caminar por la vida, aunque a veces tengamos que transitar por caminos tortuosos, por terrenos accidentados, que a final de cuentas serán más los momentos dichosos si así nos lo proponemos. Se busca un compañero, un amigo, un novio, un amante, un cómplice, un confidente…

Un compañero con quien andar por los caminos de la existencia, que esté tan cansado como yo de tanta soledad y quiera tener a quien querer, con quien recorrer, a alguien para aventurarse a vivir.

Un amigo que me entienda, que me dé su mano cuando más la necesite, que nunca me abandone, que me diga que seremos amigos hasta el final de nuestros días.

Un novio que me ame, que me dé toda su ternura, que quiera estar conmigo en los tiempos malos como en los buenos, que nunca me abandone y, sobre todo, que sea fiel y honesto conmigo, porque si algo me hiere es la traición.

Un amante que se entregue a mí con toda su pasión, y que me deje entregarme a él de igual manera. Que sepa recorrer todo mi cuerpo con sus manos varoniles y que pueda encontrar ese punto en el que exploto al hacer el amor.

Un cómplice que quiera cometer conmigo las más divertidas travesuras, pues, ¿qué no se hizo esta vida para divertirse? Alguien con sentido del humor, que no sea parco ni aburrido.

Un confidente, alguien a quien pueda revelarle mis más íntimos secretos sin temor, alguien a quien pueda tenerle toda la confianza del mundo para hablarle de cualquier tema.

Siento que estás ahí, muy cerca de mí, y sin embargo tan lejos a la vez, pues podrías pasar a mi lado y yo sin enterarme que el amor de mi vida se cruzó en mi camino. Pidámosle a la vida que nos dé una señal para poder encontrarnos, para que, cuando se llegue el momento, no pasemos desapercibidos el uno del otro.

Créeme que ya te amo sin conocerte, y siento un irresistible deseo de besarte, de abrazarte, de acariciar todo tu cuerpo, de hacerte el amor sin reservas. ¿Cuándo llegarás a mi vida para que mis sueños se vuelvan realidad?

Autor intelectual: Silvia Rivas



     Compartir         Compartir