Las gotas de lluvia rodando por el cristal de la ventana, el tic tac de las manecillas del reloj, el sonido de tu respiración y el vacío de la habitación, funcionan en conjunto para  recordarte que estas sola, nadie vino a salvarte de tus problemas y dificultades querida,  que por más que busques en alguien una salvación, la única salvación serás tú misma.

Ese momento el que te das cuenta que no dudarías en huir si tuvieras la oportunidad, de salir corriendo y empezar de nuevo, tienes miedo y te sientes sola a pesar de que te tienes a ti misma; ¿Por qué es tan difícil mantener el ritmo?¿por qué sientes que se te  está yendo de las manos? te preguntas constantemente pero no sabes responderte.

Has escuchado el murmullo de los truenos, a veces te incomoda, otras te asusta, porque no estas acostumbrada a lidiar con un estruendo de tal magnitud, te sucede lo mismo cuando alguien se va, te abandona como si no existiera el pasado…  Y es ahí cuando te comienzas a sentir  incompleta y vacía, cada persona nueva que llega a tu vida viene a complementarla, mas no es tu mundo entero, como piezas de rompecabezas, sin cada una de ellas el rompecabezas no está resuelto y sucede lo mismo contigo:  es un acuerdo universal.

Sentada en el autobús piensas que tal vez es momento de cambio y estos siempre son difíciles, porque te has acostumbrado a lo que ya conoces, te has acostumbrado a gestos, tiempos, perfumes, sabores, rutinas… Personas y te duele, así duele, pero déjame decirte que ese dolor es temporal.

Te encierras en tu mundo crees encontrar un poco de paz, pero sabes que tus pensamientos te perseguirán a donde vayas, donde te encuentres, donde vivas  y no te das cuenta que hay belleza en el cambio, hay belleza en el dolor porque son antecesores del aprendizaje.

Te das cuenta que la vida es una sucesión de elecciones, te tropiezas y de ti depende ponerte de pie nuevamente y seguir tu camino, la vida no se detiene por nadie, así que síguele el ritmo; una venda en los ojos te impide ver y darte cuenta que la respuesta eres tú, tú y siempre has sido tú.

Tu actitud te ayudará a enfrentar los miedos y temores, ¿para qué encerrarlos en el armario si puedes sacarlos a pasear o mejor dicho te puedes librar de ellos. Tu misión en esta vida es aprender y aplicar lo aprendido, equivocarte es tan sólo una oportunidad para mejorar e iniciar de nuevo y sobre todo con mayor fuerza.

Sal y libérate, amiga. Eres fuerte y eres capaz de triunfar, no hay nada más liberador que tus ganas de crecer y superar tus propios obstáculos y ¿por qué no? tus propios límites. Así que si llega un momento en tu vida en el que te sientes perdida, no dudes ya que aprender será el siguiente paso, de eso se trata esta película llamada vida y tú eres la protagonista.

Descubre el soundtrack de esta cinta,  explora, diviértete,  siente,  disfruta y  ama; que no puedes arrepentirte de vivir.

 

 

Publicado por  Nelly Grimmie



     Compartir         Compartir