No entiendo esa necesidad de jugar conmigo de esta manera tan cobarde, escudándote en mentiras interminables, usando un antifaz, pretendiendo ser alguien que realmente estas muy lejos de ser, presumiendo éxitos, que en la vida real eres incapaz de alcanzar.

No necesitabas hacerme creer tantas cosas, que no eras, no necesitabas darle vuelo a mi locura, quizás si te hubieras mostrado tal cual eres me hubiera enamorado de ti, quizás la historia sería diferente, y no te hubieras tenido que ir, al verte descubierto de tu farsa, que triste saber que perdimos tanto tiempo juntos y nunca pude conocerte, porque más allá de tu disfraz nunca me dejaste verte.

Pudimos habernos evitado todo este dolor, toda esta sensación de vacío, de silencio, de decepción, pues ha sido horrible haber partido del cielo al infierno, en este tiempo de habernos conocido, o más bien de estar juntos, porque, aunque tú me conociste, yo nunca a ti.

Definitivamente eres de esas historias que preferiría no haber vivido, preferiría nunca haberme enamorado de ti, porque nunca fuiste autentico, y aun que por una parte te compadezco, por otra no puedo evitar lamentar el haberle dado tanto a alguien falso como eres tú.

Y ahora estamos así, lamiéndonos las heridas, tratando de sanar y de pasar página, vivimos muriendo, en este absoluto silencio que hace emanar una voz en mi interior, una voz que hace una pregunta constante ¿era necesario que me rompieras asé el corazón?, no comprendo bien porque, si mi único pecado fue confiar en ti, ahora tengo que enfrentarme a este trago amargo de desamor y soledad.

Me enamoraste con palabras vacías, con emociones inexistentes, con besos de mentiras, con promesas que nunca cumplirías, hoy cuesta trabajo separar la paja del trigo, hoy no me queda otra que dar por hecho que todo lo que vivimos fue un engaño, y aunque sé que es probable que en más de alguna ocasión hayas sido sincero, ya no quiero perder mi energía pensando que fue y que no.

Es un gusto saber que a pesar del dolor que significa tener que terminar con esta historia, seré libre una vez más, libre de esta relación que me asfixiaba, libre de la desconfianza de tus palabras, libre para poder amar, de forma nueva, de forma verdadera, y sé que ya nos dijimos adiós, pero solo quiero preguntarte de nuevo: ¿Realmente necesitabas romperme así el corazón?.

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir