“¿Por qué yo no?” le preguntaba Carrie Bradshaw al amor de su vida justo antes de que se casara con otra mujer. “No. En serio. Realmente necesito escucharlo. Vamos, dímelo”.

“No sé. Todo se volvió muy difícil… y ella es…” respondió Mr. Big.

“Sí”.

Puedes pensar que citar a “Sex and the City” es algo trillado, pero hoy viene a cuento.

1

Este episodio describe a la perfección el tipo de chicas que somos: aquellas con las que querrías estar, pero no debes.

Nos imaginamos que Mr. Big iba a terminar su frase con “…y ella es… fácil”. Y es que su prometida, Natasha, no era un reto, era sencilla, como siempre quiso, y no la mujer complicada que Carrie era.

Natasha consciente en todo a Mr. Big, dejando que sea como quiera y que haga lo que se le pegue la gana.

3

En cambio, Carrie es una mujer difícil. Sabe lo que merece y lo exige. No es conformista, quiere que Mr. Big dé lo mejor de sí. En ocasiones discute con él, a veces en el momento menos oportuno, porque es una mujer que se apasiona y que defiende lo que piensa.

Esto no quiere decir que Natasha sea indiferente al comportamiento de Mr. Big, pero ella es una mujer a la que no le gusta el conflicto, y hasta prefiere sacrificarse con tal de conservar la paz. Por ser menos analítica e imaginativa que Carrie, es más tolerante que esta.

2

Yo soy una mujer complicada. Los hombres que me han conocido me han dicho que soy todo un desafío. No puedo ser simple aunque me lo proponga, sencillamente no soy ese tipo de chica. Si veo potencial en alguien, lo exijo todo de él y no acepto a los conformistas que se regodean en su mediocridad.

No me gustan las relaciones triviales. Prefiero a las personas profundas y que luchan por lo que quieren.

Los chicos simples buscan chicas simples. No les interesa esforzarse, sencillamente se conforman y no dan más de sí. No les gustan los retos ni los problemas.

Los hombres verdaderos, en cambio, saben que las mejores mujeres son las complicadas.

Y, aunque no lo parezca, tu mejor opción para casarte es una mujer complicada. Todo hombre que busca superarse las prefiere, porque sabe que las chicas fáciles pronto aburren y tienen poco que aportar. Un hombre que está con una mujer simple nunca queda satisfecho, siempre tiene hambre de más.

El mismísimo Mr. Big se llegó a sentir tan insatisfecho con Natasha, que terminó engañándola… ¡con Carrie!

4

Cásate con la mujer complicada, porque ella es creativa y a la vez muy emocional. Nunca tendrás una relación aburrida ni falta de sentido, en cambio, no encontrarás a quién te ame mejor y quién te haga el amor con tal entrega.

Si buscas quien te anime a conseguir tus metas, si buscas una charla inteligente que incluso ponga a prueba tus creencias, cásate con una mujer complicada. Puede, incluso, que sea más inteligente que tú. ¿Y qué? ¡Mucho mejor que compartir tu vida con una simplona!

Las chicas simples son de mente simple. Si te casas con una de ellas, siempre te darán la razón, nunca te cuestionarán nada, no se enojarán cuando te equivoques y rara vez tendrán problemas. Pero pronto te comenzará a aburrir y te preguntarás: “¿acaso esta es la chica que elegí para casarme?” La vida con ella se hará tediosa e insoportable.

Así que mejor…

Cásate con la chica que sabe lo que quiere y lo consigue.

Cásate con la chica que desea que la respetes.

Cásate con la chica inteligente, que le gusta instruirse y cultivarse.

Cásate con la chica que quiere que aproveches tus talentos.

Cásate con la chica que te anima a ser mejor todos los días.

Cásate con la chica con la que peleas a veces.

Cásate con la chica que es igual o mejor que tú.

5

No quiero que me malentiendas. Las chicas complicadas que aún no maduran pueden ser un dolor de cabeza. Discutirán contigo por cualquier pequeñez y harán una que otra rabieta de vez en cuando.

Pero deja que pase el tiempo, déjala crecer y aprender, y te darás cuenta que esa niña latosa se convirtió en la mujer ideal para ti.

Una vez que tengas a tu mujer complicada, nunca la dejes ir, porque perderás lo mejor que hayas podido tener.



     Compartir         Compartir