Decidí aceptar este  adiós, no porque no te quisiera, si no, porque creí que era mejor seguir separados, convencí a mi cerebro de que estaría mejor sin ti. Es verdad que nos queríamos, que aún nos queremos, pero no hemos sido capaces de sobrellevar las diferencias con madurez,  quizá fue cuestión de una lucha de egos en la que ninguno de los dos, se resignó a salir perdedor.

te extrañare

Quizá mi decisión no haya sido la correcta, apenas han sido unos días de sentir tu ausencia y ya me duele caminar sin ti, quizá, cometimos el error de decir adiós sin luchar, por caer en el juego de egos, por querer demostrar quién puede más.

Será factible que al pasar el tiempo, me duela mucho más esta decisión, que me duelan los recuerdos, que lastime mucho más nuestra incipiente reacción.

Para ser sincera, creo que ya me arrepiento, sin embargo puede que esta decisión, nos deje una buena lección, quizá esto nos sirva para reconocer nuestros errores, para no volver a cometerlos, quizá a partir de ahora, olvidemos que debe valer mucho más el amor que el orgullo, que los prejuicios, que los desacuerdos.

No lo sé, solo lo el tiempo lo dirá, puede que después de andar por otros rumbos, conocer nuevos mundos, y nuevos besos; descubramos que si éramos el uno para el otro, pero infortunadamente,  coincidimos en el momento incorrecto.

Quizá, después de algún tiempo  nos reencontremos, y al mirarnos de nuevo, puede que descubramos que nos  equivocamos al permanecer lejos, quizá descubramos que nos extrañamos tanto, que sin oponer resistencia, volvamos a unir nuestros labios, volvamos a comernos a besos.

 

Puede que esto solo sea mi deseo, puede que nunca pase, puede también, que esta historia, no tenga reverso.

 



     Compartir         Compartir