Unas cuantas lineas antes de dormir para resaltar tus virtudes, ya que no solo malo existió, también te saltaste la verdad en mas de una ocasión.

La primera y la mas importante que siempre agradeceré fue tu presencia en ese día tan amargo de mi vida, cuando papá se fue a un lugar mejor sin tanta agonía. No quería llorar frente a ti, ni frente a nadie. Ya era suficiente para mi ver a mi madre y mi hermana destrozadas.

Tus detalles de rosas rojas, para el 14 de febrero, mi cumpleaños y un par de días sin ser fechas especiales, como ese 10 de abril.

Te juro que me cautivaste mas de lo que ya estaba.

Esos almuerzos que atesoro con tanto cariño y mas aun porque después de uno de ellos pude besar tus labios. Si bien es cierto que mi mente es muy selectiva con mis recuerdos, son cosas que no podré olvidar.

Tus abrazos, mi fetiche favorito. El pretexto perfecto para escuchar los latidos de nuestros corazones como uno solo.

La vez que fuimos al cine para ver Un gran dinosaurio y terminamos viendo a Moby Dick. Me habría muerto de la pena contigo si hubiera visto la que yo quería, terminé llorando como una niña cuando el dinosaurio perdía a su padre.

Ese detallazo de esperar por mi para la cena navideña en mi trabajo. No resultò como yo lo había imaginado, creo que fue mejor…..Me encantò esa noche.

Y ni hablar de tus pequeños detalles cuando me enfermé. Quien iba a decir que te tomarías el costo de pasar por el super a comprar yogourt…

B69

Sin contar la vez que me acompañaste a dejar esa pintura, a pesar de que estabas molesto conmigo.

Ese chocolate delicioso que devolviste en el mismo recipiente donde te había compartido un par de panqueques en la mañana para desayuno.

Y los últimos días que te tomaste el costo de ir por mi para llevarme al trabajo. Ya decía yo que ese gesto tenia sabor a despedida.

Solo me resta agradecerte mi gatito precioso. Espero que tu también atesores todos esos momentos compartidos.



     Compartir         Compartir