Yo pensaba que jamás me enamoraría de la manera en que lo hice contigo, no sé como paso, no sé porque caí dentro de tus garras. No pude ver nunca lo poco que varias, lo poco que entregabas. A pesar de todo lo malo, a pesar de todos los errores sigo extrañando como nunca; sigo pensando en ti por el día y por las noches. Sigo pensando en el hubiera; sigo pensando en todo lo que te daría.

¿Cómo hacer para dejar de pensar en ti? ¿ Cómo puedo guardar todo este dolor para que ya no siga matándome por dentro? Es fácil cuando eres quién ya no quieres estar dentro de la relación, es fácil cuando ya no deseas estar ahí. Es difícil cuando amas con el corazón, es difícil cuando quieres estar una eternidad a su lado. ¿Cómo puedo arrancarte de mi alma sin afectarme, sin desgarrar el pecho?

Cada vez que los recuerdos de lo que paso me atormentan vagando y viajando por mi mente siento la experiencia más horrible por la que cualquier humano puede pasar. Sé que no soy la única persona que esta pasando por cosas como estas, por cosas del amor, por cosas que la vida pone en tu camino, que son inevitables y que se deben tomar con gran valentía. Cada vez que mi corazón te extraña no sé que hacer para evitar el dolor que esto produce en mí.

Quiero aceptar la realidad que se encuentra entre nosotros dos pero no puedo aceptar que ya no estas, no puedo aceptar que ahora me encuentro sola; ya no podré compartir contigo toda mi vida, los días de soledad, los días lluviosos, los días en los que necesito a alguien que este a mi lado, a alguien que pueda rodearme con sus brazos dándome aliento, ayudándome a sobrepasar momentos difíciles. Es difícil el soportar las ganas de hablarte, de preguntarte como estas, qué es lo que piensas, qué es lo que has hecho estos días que he estado lejos de ti, pero sé que no debo hacerlo porque debo comenzar a dejar sanar esta herida que con el tiempo se hace más profunda, que con el tiempo me debilita cada vez más. Quiero tomar las fuerzas necesarias para olvidarte, para evitar pensar en ti, para que ya no me importe que es lo que pasa y que pasará contigo. No quiero volver a pensar en ti, no quiero pensar de nuevo en todos esos momentos en los que fuimos felices, en los momentos en los que me sentí feliz a tu lado.

Quiero encontrar la manera, la fórmula para ya no pensar en ti y cerrar este ciclo en mi vida, un ciclo que me marcó y frío parte muy importante dentro de mí. Quiero decirte por fin adiós y no voltear hacía atrás sino de levantar la cara y seguir mi camino viendo siempre lo que me espera por delante, cumplir mis sueños, mis metas y descubrir mi futuro aunque no estés tú aquí a mi lado.



     Compartir         Compartir