Ya me cansé de esas noches de no saber qué pasa contigo, y de esta intranquilidad que me provoca el no saber en dónde estás cuando sales y no me dices nada. Quiero estar con alguien que me inspire confianza y que yo se la inspire a él.

Ya no quiero ser tan tuya porque en realidad no te lo mereces, ni quiero ser el abrazo que has tenido día a día para consolarte cuando te va mal, porque nunca te lo has sabido ganar. Quiero un amor maduro, uno que me permita ser yo misma, uno que me conquiste todos los días y que corresponda al cariño que yo le ofrezco.

Quiero ser más mía y menos tuya para decirle adiós a tu oscuridad perpetua, a tus miedos, a tu carga emocional y a todo aquello que te aflige y que poco a poco empezaste a contagiarme. No, no quiero volverme un ser oscuro como tú.

Quiero encontrar a un hombre de luz, que me inspire a encontrar mi propio fulgor, que me ayude a liberarme de mis inseguridades, que me ame sin miedo como lo amaré yo, alguien que me diga que me ama de igual forma cuando estamos haciendo el amor que cuando estamos separados por kilómetros y kilómetros de distancia.

No sólo quiero ser más mía y menos tuya, no… quiero ser completamente mía y nada tuya. Quiero ser libre de ti para encontrar a alguien a quien darle besos más apasionados, para poder decirle al mundo “¡aquí estoy, buscando un amor sincero y verdadero, alguien que en realidad me merezca y no un remedo de hombre que no vale ni un suspiro!” Pero, antes que nada, quiero pertenecerme a mí misma, quiero vivir por mí, luchar por mí y por alcanzar mis sueños.

Quiero pertenecerme más para no estar con alguien que me anule, sino con una persona que me deje ser, que me deje expresarme, que me permita vivir mi libertad y que quiera ser libre a mi lado.

Quiero ser completamente mía y nada tuya. Lo confieso, te amé ciegamente, con locura, me apegué a ti desesperadamente, dediqué mi vida a complacerte, tanto que cambié lo que no te gustaba de mí para darte gusto (irónicamente, esas cosas que al inicio de nuestra relación decías que te encantaban). Ahora seré mía por completo y no quiero volver a saber de ti nunca más.

Autor intelectual: Dhalia García



     Compartir         Compartir