Afortunadamente me conozco y sé de lo que puedo ser capaz y porque sé hasta donde puedo llegar, puedo decir que quiero luchar. Si, quiero luchar cada día de mi vida a pesar de los problemas, a pesar de las adversidades y de todas esas cosas que pueden evitar que yo cumpla mis sueños, que pueden evitar que yo pueda seguir sonriendo y demostrarme a mi mista que puedo llegar más lejos cada día proponiendo a mi mente seguir y seguir y no detenerse nunca por nada y mucho menos de tenerse por alguien.

Sé lo que estoy diciendo y nadie puede arrebatarme las ganas de seguir siempre adelante y nadie podrá ponerse en mi camino porque aprenderé a esquivar cualquier cosa que se oponga a que yo siga avanzando, que se oponga a que yo me siga superando porque sé, que solo yo puedo hacer las cosas por mí, y que solo yo puedo buscar y obtener lo mejor para mí, todo eso que m, hará mejor persona, mejor estudiante, mejor trabajadora, mejor esposa, mejor pareja, mejor abogada, mejor ingeniera, mejor doctora, mejor ser humano. No estoy dispuesta y nunca lo estaré a caerme sin haber luchado ni haberme levantado más de una vez, a pesar de haber caído y caído, pero sé que en todas esas posibles caídas aprenderé algo nuevo y comenzaré a ser menos débil y hacer que crezca mi valentía y mis ánimos de poder seguir adelante.

Me he tropezado varias veces y en cada una de ellas me he sabido levantar, sacudirme el polvo y poder seguir adelante a pesar de todo y de todos. Sé que en mi camino me seguiré tropezando y que habrá personas en ese camino que estarán tantas y me meterán el pie para caer y después tener una buena razón y burlarse de mí. Pero no me dejaré, no dejaré que nada me afecte porque sé que pasará pronto el dolor de la caída, y que cuando me haya levantado y recuperado de aquel golpe estaré lista para nuevamente empezar.

Sé que jamás me quedaré mirando como los demás pasan de largo y me dejan atrás del camino, y sé que tendré que luchar con mucha fuerza para poder lograr cada uno de mis objetivos, peo sé que lo haré porque en la mitra tengo cada uno de ellos y cada una de sus recompensas. Cada recompensa de cada una de mis metas nadie me las dará, solo yo podré ir por ellas y cuando las obtenga serán mías. No quiero que un día en mi vejez mire hacia atrás y me de cuenta de todo el tiempo que desperdicie, que me dé cuenta de que no hice nada en mi vida y que todo lo tiré a la basura; darme cuenta que la única vida que tenemos la desperdicie y que nunca pude tomar fuerza, tomar experiencia de mis errores y de mis triunfos, porque ambos son tan importantes y funcionan a la par. No me detendré por nada ni por nadie.



     Compartir         Compartir