Que volvamos a encontrarnos entre tantos desencuentros.

Hoy quiero sentarme frente a ti y decirte eso que he pensado durante meses: que quiero estar soltera, pero contigo. Puede que no muchos lo comprendan, que no entiendan esta relación que tenemos tú y yo, pero no es lo que me importa hoy. Quiero estar contigo, pero así, de esta manera en la que cada uno de nosotros despierta en los brazos del otro y luego hace sus propios planes para lo que queda del día. Quiero contarte sobre las cosas que he hecho, sobre lo interesante de esa conversación que tuve con un completo extraño cuando salí con mis amigas. Quiero enviarte mensajes de texto incluso, para que recuerdes que sigo pensando en ti. Quiero que me los respondas, como una confirmación de que tú también piensas en mí.

Quiero volver a casa y reír sin parar, porque después de todo mi día conmigo misma, he decidido volver a casa, volver a ti. Quiero que una y otra vez volvamos a encontrarnos en el mismo lugar, durmiendo en una maraña de brazos y piernas, despertando con la suave respiración del otro en nuestro oído. Quiero levantarme y que decidamos preparar un desayuno juntos, no es algo que tenga que suceder siempre, de hecho habrá ocasiones en las que quizás despertaremos en otros lugares, en las que quizás no querremos comer. Pero quiero esas ocasiones, en las que tú prepares la comida y yo el café sin decir ni una sola palabra porque conocemos a la perfección nuestros gustos.

Quiero que hablemos sobre nuestros planes, incluso si sabemos que no se convertirán en realidad. Quiero que me cuentes sobre esas ganas que tienes de recorrer el mundo, quiero contarte sobre ese sueño que siempre he tenido de conocer lugares que sólo puedo imaginar, países con los que sólo puedo soñar.Quiero que sonrías y digas: ‘nos vamos’.

2

Contigo quiero hacer cosas que no haría con nadie más, esas cosas que me asustan, que me maravillan y que me causan dudas. A tu lado me siento valiente, a tu lado creo que puedo conquistar el mundo, a mi lado tú también lo ves todo más brillante y es eso lo que no quiero que nadie nos quite, incluso en esta situación. Quiero que tengas tu propia vida, tal como yo tendré la mía y quiero que cada uno pueda decidir hacer cosas impulsivas, incluso si nos alejan por meses o semanas.

Quiero maravillarme cuando vuelva a saber de ti, cuando vuelva a verte. Quiero sentarnos y que nos contemos todo lo que ha pasado en ese tiempo, sólo para darnos cuenta que nos habíamos extrañado como nunca pensamos que sería posible. Quiero llegar a ese punto en el que nos daremos cuenta que somos lo único que necesitamos, a ese punto en el que una sola mirada generará cientos de sonrisas entre nosotros. Quiero estar soltera, pero contigo, quiero estar a tu lado y saber que hemos decidido encontrarnos entre todos estos desencuentros.

 

 

Por Pilar Navarro



     Compartir         Compartir