Si bien he decidido permanecer soltera por un tiempo, es por una buena razón; es porque me he cansado ya de amores de ocasión o amores a medias o bien de lidiar con  hombres que no impliquen  para mí un reto. Pero no, no me malentiendan, por supuesto no me refiero a esa clase de hombre que solo sirve para complicar la existencia, (No soy masoquista emocional, ni pretendo serlo) tampoco me refiero  al típico ególatra que se siente superior. Lo cierto es que   ya he conocido a algunos de ese tipo, y la verdad es que no tengo ganas de lidiar con uno más.

Cuando escribo acerca de un hombre que me rete, me refiero a esa clase de hombre que sabe lo que quiere y a donde va, ese que ha vivido lo suficiente y ha cometido errores que le han enseñado a conocerse bien , y gracias a eso, sabe definir que espera de la vida y aquello que no pude tolerar.

ideas

Quiero a un hombre que me rete, pero que me rete de manera intelectual, ese que me impulse a ser mejor ser humano, mejor mujer, ese hombre que me ayude a desprenderme de mis inseguridades, que me acepte como soy , pero al mismo tiempo que me ayude a liberarme de mis zona de confort.

Quiero un hombre que me enamore cada día, pero no por las cosas materiales que me pueda dar, ni mucho menos por la estabilidad, si no, por todos esos sueños que me comparte , por  incluirme en sus planes, pero al mismo tiempo,  por enseñarme a volar sola, por enseñarme el divino poder de la libertar.

Esa clase de hombre que aunque bien es totalmente independiente  y autosuficiente, sé quede conmigo por decisión, que se quede conmigo porque a mi lado encuentra su paz, ese hombre con el que yo me sienta igual.

La próxima  vez que me enamore, espero hacerlo de un hombre que me alborote las ideas, que me incite a querer siempre más. Ya no me conformo con un hombre de bajas expectativas, sin sueños, sin planes, sin metas que lograr…

las ideas

La próxima vez que me enamore, será, de un hombre que me fecunde las ideas, y no solo las entrañas…

Ese será sin duda, el hombre indicado para amar.

¿Existirá?



     Compartir         Compartir