¿De verdad me preguntas porque te dejé?, me convertiste en una extraña de mí misma, en una persona que desconocí y que no comprendía, sé que fui yo la que te permitió en primera instancia hacerme esto, pero estoy completamente arrepentida de haber accedido ante tu insistencia de cambiarme.

Al principio creía que era normal que algunos aspectos de mi te desagradaran, que debía ser flexible, tolerante, y agradecida por haber encontrado alguien con la intensión de amarme, al menos eso creía, así que te permití cambiarme en cada aspecto que no te parecía bueno de mí, pero lo hice hasta tal grado en que por momentos llegué a desconocerme, y me sentía intranquila con respecto a mi personalidad.

Muchas veces tenemos la falsa creencia de que el amor conlleva sacrificarse a uno mismo y en parte es verdad, pero estos sacrificios nunca deben ser exigidos por la otra parte, deben salir de nosotros esas decisiones de sacrificarnos por el bien del ser amado, cuando la otra persona te exige que cambies entonces el amor pierde su significado.

Nunca creí que fuera tan complicado encontrar a quien te acepte como eres, alguien que conozca tus defectos, tus flaquezas y que en lugar de criticarlos te ayude a realizar aquellas cosas o tareas que por tu situación resultan complejas, pero no se necesita más que un poco de sentido común para darse cuenta que el amor debe de ser así, por ejemplo: si se trata de cargar algo que está muy pesado es de sentido común que sea el hombre quien desarrolle esa tarea, no porque la mujer no pueda hacerlo si no porque para el hombre es más sencillo, eso es trabajar en equipo, eso es tener una relación de verdad, y lo mismo aplica en otros sentidos, si para el hombre le es difícil por ejemplo expresar sus emociones de manera clara, la mujer debe ayudarle a hacerlo, especialmente con personas como los hijos etc.…, ese tipo de relaciones donde hay un conocimiento profundo de las fortalezas y debilidades de cada uno y donde se asignan las tareas al más apto es el tipo de relaciones que prospera, fructifica y permanece a pesar de los problemas.

Todo esto lo tuve que aprender cuando me fui de tu lado, porque para ti era más fácil exigirme que cambiara a apoyarme en aquello para lo que no tenía una destreza natural, siempre insultándome y haciéndome sentir mal, para mi suerte encontré alguien completamente diferente a ti, con quien pude reencontrarme conmigo misma y que me enseñó a quererme a pesar de mis defectos, a respetarme y quien me exigió que le respetara y lo quisiera también como era.

Puedo decir que esta nueva relación me resulta mucho más agradable que la que tuvimos, me siento aceptada, amada de verdad, y tengo muchas ganas de apoyar a mi hombre en lo que el encuentre difícil, así como él lo hace conmigo, porque él me enseño que quien realmente te ama no te cambia, te complementa.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir