Todas las personas en la fase de la conquista muestran sus mejores cartas, viste sus mejores ropas, sacan lo mejor de sus modales, suelen ser más atentos, más cariñosos, más carismáticos, más tiernos, y suelen brindarte mucho más de su tiempo, pero una vez que la relación comienza, tienden a ser más descuidados, muestran un poco más de su verdadero carácter, sus modales ya no suelen ser tan refinados, y las atenciones también de caen.

Este tipo de personas a la larga terminarán por ignorarte, son personas que intentan ser o aparentar algo que no son, sólo para conquistarte, desgraciadamente las mujeres, una vez enamoradas somos bastante tontas, en muchas ocasiones nos aferramos a un hombre, por aquellos momentos hermosos que vivimos en el pasado, por aquellas promesas que nunca llegan, y por esos instantes en los que brillan estas personas, aunque dure más la luz de una cerilla.

Es difícil en un principio conocer completamente a la persona con quién estamos, pero es muy tonto también, el quedarnos más de la cuenta, esperando que regrese a comportarse cómo lo hizo cuando nos enamoraron, y es que cuando la relación pierde esa frescura, ese aroma de nuevo, estas personas pierden el interés, y sus motivaciones llegan a cero.

No pierdas más tu tiempo con una persona qué ha dejado de conquistarte, qué ha dejado de buscarte, qué ha dejado de enamorarte, el amor es como una flor, hay que regarla todos los días, hay que abonarla, y hay que cuidarla de la interperie, una vez que esta flor se marchita, ya no vuelve a renacer, no estamos hablando de un fénix para que renazca de las cenizas, ese dicho “ Donde hubo fuego cenizas quedan”,  puede ser cierto, ¿pero quién se conforma con las cenizas, cuando puede tener un fuego nuevo?.

Quédate con aquella persona, que no se cansa de mirarte, que no se canse de decirte lo mucho que te ama, lo importante que eres, que siempre encuentra un momento entre sus ocupaciones para compartir contigo, aquella persona que siempre tenga interese de escuchaste lo que quieres decir, que se preocupe cuándo te distancias, cuando te vea triste, y siempre busqué una manera de hacerte feliz.

Aquella persona con la que puedas platicar de todo, con la que puedas ser tú misma, para que puedas compartir tu locura, tus excentricidades,  y hasta tú más loco pensamiento,  aquella persona que no te juzgue, y que siempre te apoye, aquella persona que siempre busqué tus besos, tus brazos, tu calor.
No cometas el error de querer revivir aquello que ya está muerto, mejor pasa página en el libro de tu vida, y busca alguien nuevo y mejor, quédate siempre al lado de aquel hombre que te siga buscando y conquistando aunque ya te tenga.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir