Desgraciadamente cada vez le damos menos valor al hecho de compartir nuestra intimidad, cada vez el hacer el amor pierde más su significado, tenemos relaciones sexuales, como si se tratara de salir a correr o comer, determinamos el sexo más como una necesidad física que del alma, es realmente fácil que alguien te haga un espacio en su cama, todos quieren pasarla bien, todos quieren experimentar, eso no vale ni explica nada.

Hay que buscar en la vida cosas mucho más trascendentes que el ahora, hay que encontrar un sentido de divinidad en cada uno de nosotros, y no podemos lograrlo si nos comportamos como animalitos, que no tienen otro instinto más allá de la satisfacción fisiológica, somos mucho más que un puñado de terminaciones nerviosas que hay que estimularse, somos más, mucho más que solo seres vivientes que buscan complacer sus necesidades.

La dignidad de no entregarte a cualquiera te hará entender que lo importante es cuando las personas se involucran contigo de manera más personal, cuando te dedican tiempo, te escuchan , te ayudan, te permiten intervenir también en sus vidas, vivir la vida “Light”, quizás sea algo que todos en algún momento queremos experimentar, pero es una sensación de vacío muy grande el saber que la otra persona no está interesada en nada de lo que tú piensas, que el único significado que tienes para él, es que puede saciar su apetito carnal, y que si tuvieras otra cara, otra piel u otros labios probablemente no estarías con él, eres solamente una cascara vacía, no porque no poseas nada en tu interior, sino porque a esa persona no le interesa conocerte por dentro, y en el momento en el que comiences a hablar de compromisos etc…, se irá.

Por eso insisto, quédate con quien te haga un espacio en su vida, espacio en la cama te lo hace cualquiera, pero no con cualquiera hay que compartir la cama, no importa si están muy buenos o no, no existe nada más excitante que sabernos amadas, no hay mejor pretexto para derrumbar las murallas de nuestra piel y el amado, que la entrega total del corazón, para culminar en la física, cuando el amor es tan fuerte que no se puede soportar ese espacio que hay entre los dos, es ese el momento preciso para fundirse en uno, para hacer el amor, para tener un encuentro sublime, para dejar de existir por un momento y ser parte del universo, solo así vale la pena hacer el amor.

Autor : Sunky

 



     Compartir         Compartir