No puedo explicar lo que siento cada vez que te veo, cada vez que estoy ahí junto a ti, entre tus brazos y al momento que con amor tus labios se acercan y me besan. No puedo explicar como mi corazón quiere salir cada vez que tu respiración está tan cerca de la mía. No te puedo explicar todo lo que siento porque es algo mágico, es algo que se asemeja a un cuento de hadas.

Eres la persona que me inspira y que permite que pueda entregar lo mejor de mí porque eso es lo que haces en mí, me haces mejor persona cada día que tengo la oportunidad de pasar a tu lado. Cada vez que estamos juntos me gustaría atesorarlo y congelar el tiempo para no dejarte ir jamás. Cuando estoy a tu lado no existe nada más, todo comienza a desvanecer hasta que quedamos solos tu y yo, me puedo sentir en un universo que es solo nuestro. Cada vez que en mis pensamientos te encuentras hay una felicidad que me rodea, un deseo de estar de nuevo a tu lado y sentir tus brazos rodeando mi cuerpo y comenzar a fundirnos hasta convertirnos en uno, en un mismo ser y en un solo cuerpo. No puedo dejar de viajar en el tiempo trayendo imágenes que me pueden llevar a ti. Creo que no podría llegar el día en que me llenará de ti, el día en el que me cansará de pasar mi vida contigo porque no puedo verme lejos de ti, lejos de tu aroma y tu piel.

Te amé desde antes, te anhele y espere tu llegada teniendo la esperanza que un día llegarías a mi vida, y ahora te encuentras a mi lado y no dejaré que te vayas jamás de mi lado; valió la pena esperar por ti. No cambiaría nada de ti porque eres todo lo que yo esperaba, todo lo que quería y deseaba. No hubo nadie antes de ti que pudiera hacerme sentir lo que ahora es inevitable, hacerme sentir amada, libre y completa. Tú lograste que la soledad fuera mi compañera porque hasta en la soledad te encuentras dentro de mí, dentro de mis pensamientos y eso me hace sentir cerca de ti. Tus ojos pueden hablarme y no son solo palabras vacías porque en ellas puedo ver el amor que nadie más puede ver, ese amor que sé que solo es mío y a nadie entregarás. Tus defectos se convierten en virtudes frente a mí y especiales en ti. No sé que fue lo que hiciste en mí que no puedo dejar de pensar en ti y en nuestra vida juntos, en ese universo que hemos creado solo para los dos. Un universo dónde sólo la luna y las estrellas pueden ser testigos de el amor que nos une y nos ilumina. Por ti tomaría cualquier riesgo porque estoy segura que tú también lo harías, sé que entregaríamos todo lo que esta en nuestras manos, aún siendo la propia vida.



     Compartir         Compartir