Cuando la relación de pareja entra en crisis, se debe ser consciente y hacer todo lo posible por superarla
1. Evita todo tipo de reproches y ofensas, especialmente cuando son grandes discusiones porque se puede herir aún más por el propio acaloramiento de la discusión y la falta de autocontrol en ese momento.
2. Evita el personalismo enfocándote en la situación y no en el “tu hiciste…”, “pero es que tú…”.
3. Si sueles utilizar palabras obscenas en el vocabulario diario o cuando te enfadas ¡cuidado! Evita totalmente usarlas de forma directa a la persona ‘tu eres una o un…” esto puede traer consecuencias mayores y pasar a la violencia física.

discusion


4. Dialogar, saber decir las cosas, saber callar en determinados momentos y rectificar cuando se está equivocado es ¡fundamental!
5. Después de un problema la reconciliación debe llegar pronto. Espera que bajen los ánimos y busca ese momento de reconciliación.
6. Recuerda que en una discusión se debe evitar la lucha de poderes. Mejor, enfócate en buscar solución a la situación y no te pongas a buscar quién esté bien o mal, quién es el culpable o no.
7. No te dejes absorber por el trabajo, cuando llegues a casa interésate por el trabajo de tu pareja o por el quehacer diario.
8. Aprende a escuchar.
9. Es necesario evitar el aburrimiento. Es importante en la vida de pareja que hayan proyectos, ilusiones, variedad, sentido del humor, diversión, vida social y familiar. La alegría y el buen humor son esenciales para mantener la chispa.

романтика 5
10. No hay que tener miedo a las discusiones siempre que no ocurran con demasiada frecuencia y no se falte el respeto en ningún momento.

Fuente: María Cristina Agrait, MA



     Compartir         Compartir