Ya no soportaría más estar a lado tuyo y compartir el mismo espacio. No puedo entender como pude aguantar tanto a tu lado a pesar de la manera en la que te comportabas conmigo, a pesar de que sabía que las cosas no iban bien. Ya no quiero estar más a tu lado humillando y olvidándome de mi propia dignidad para fortalecer la tuya. No quiero seguir a tu lado y darte la oportunidad de tratarme a tu antojo porque sabías que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por ti.

No es fácil entender que por mucho tiempo no formaste parte importante de una de las personas que más querías y una de las personas de las que más esperabas y pensabas que jamás te traicionaría, que jamás te lastimaría. tengo muchas ganas de enviarte a ese lugar en el que todos enviamos a las personas que no podemos volver a ver, a todas esas personas que se merecen ser ignoradas y pisoteadas de la misma manera que lo han hecho ellas. Estoy dispuesta a enviarte y jamás sacarte de ahí porque no vales la pena, porque no vale la pena desperdiciar mi tiempo y mi vida a lado de una persona que lo único que le importa es levantar más su ego y alimentar su soberbia en cada oportunidad. Ahora es momento de enviarte a la… para que no puedas volver a lastimarme. Es momento, ha llegado el momento perfecto para hacerlo porque me he fortalecido con cada una de las cosas que tuve que pasar a tu lado; porque me hice fuerte y ahora ya no puedes lastimarme tan fácilmente como lo solías hacer. Tú lo sabías, sabías que me dolía estar a tu lado y ver la manera tan humillante en la que tenía que vivir para estar tu lado. Ahora ya no dudo que disfrutabas cada una de mis caídas y todas esas veces en las que me viste lamiendo tus zapatos con tal que no te fueras de mi lado. Estabas confiado y sabías que hará cualquier cosa por estar contigo, por permanecer a tu lado a pesar de todo o que tuviera que pasar.

Ahora no puedo mirarte de la misma manera y ni siquiera puedo estar mucho tiempo cerca de ti sin tener ganas de vomitar, vomitar miles y miles de palabras que sé que te bajaran los niveles de soberbia que yo misma me encargue de elevar. Sé que el hecho de que ya no siga a tu lado para ser humillada no cambiará el tiempo que perdía  tu lado, que no evitará que los recuerdos vuelvan a lastimar mi corazón, pero por lo menos sé que te demostraré que estoy mejor sin ti y que no eres tan indispensable como un día lo pensé. Quiero alejarme ahora que ya comprendí tu truco, que comprendí tus rutinas de desgarrar el alma de una persona que estaba dispuesta a amarte de una manera puro y verdadera. Si no te importo no estar ahí cuando yo te necesitaba tampoco me importará no estarlo si llegas a necesitar de nuevo de mi amor, de mis palabras de aliento y todas las cosas que hacia para que tú pudieras estar bien cada vez que veías que necesitabas de alguien. Ya no seguiré ahí…



     Compartir         Compartir