Que fácil es aparecerse después de 7 años y alborotarle la existencia y las ilusiones a alguien que estaba tan bien sin conocerte.

Que fácil es decir te voy a pasar una mensualidad (LA QUE LE SOBRA) para tratar de limpiar su conciencia.

Que fácil es preguntar “¿Cómo està el niño?

Cuando todos estos años atrás te valió  si comía o vestía.

Que fácil es aparecer cuando te sientes con derecho sobre alguien que no te merece ni siquiera el primer ultrasonido.

Que fácil decir “Lo siento, no estoy preparado para ser padre”. Para después aparecer reclamando derechos que no te competen.

Que fácil es decirle feliz cumpleaños en la fecha equivocada a una personita que probablemente te pueda lidiar en tus días de vejez y por la cual no te has interesado en conocer.

Que fácil suenan muchas palabras después de tantos eventos significativos perdidos: la primer patadita, los nervios de un padre primerizo esperando fuera de la sala de labor y parto, el primer pasito, la primer palabra.

like-mother-like-daughter-funny-photography-20

Creo que por eso la labor de madre y el segundo domingo de mayo tiene mas peso… Porque cargar un hijo 9 meses y verlo crecer toda una vida, sin la ayuda de un hombre, hacen que esa labor sea mas reconocida.

Cualquiera puede ser padre sin merecerlo pero ser madre y padre…. Es para valientes.

Por: Karen Maldonado



     Compartir         Compartir